Páginas vistas en total

martes, 29 de septiembre de 2015

también Carlos Miranda se refierea la caída de precios del petróleo que significará para Bolivia más de dos mil millones de dólares menos que lo habitual. compara con otros países y experto como es, el autor explica la causa de estos transtornos que están provocando serios disturbios en la economía petrolera.

En diciembre de 2014 los precios internacionales del petróleo sufrieron una caída estrepitosa. En los nueve meses transcurridos, después de varias fluctuaciones, se ha estabilizado en ± 50 dólares/barril, pudiéndose ahora hacer algunas observaciones a los efectos causados que posiblemente se arrastren hasta el año próximo.
Los efectos de la rebaja de precios son gigantescos, con cifras casi siderales. Según estadísticas de 2014, ese año el mundo ha consumido un promedio de 92,1 millones de barriles de petróleo por día (bpd). Ese volumen incluía 44 millones bpd importados por los países deficitarios.
En otras palabras: en 2014 los países importadores de petróleo han gastado 1 millón 600 mil millones  de dólares para abastecer su consumo de petróleo. Este año solamente les costará 800.000 millones de dólares.
Los precios actuales del petróleo no son fruto de la oferta y la demanda, sino el resultado de un complicado juego geopolítico en el cual Estados Unidos juega un papel preponderante. Como la caída vertiginosa de precios se inició en diciembre de 2014 se podría decir que los países importadores han recibido el regalo de Navidad más grande de su historia. Parecería que en esta última el Tío Sam ha tomado el lugar de Papa Noel.
En el otro lado de la medalla, en los países exportadores de petróleo, se tiene la siguiente situación: durante los meses pasados los países exportadores (Estados Unidos y la UE) han mantenido sus líneas políticas, y eso logró estabilizar el precio del petróleo en ± 50 dólares/barril. Arabia Saudita mantuvo liderazgo en los países de la OPEP con su visión de no perder mercados a largo plazo. El precio actual es atractivo para todos los usuarios, lo cual está creando un aumento en la demanda. Inclusive China, aunque está limitando su ritmo de crecimiento económico, no ha perdido la oportunidad y está importando cerca a 11 millones bpd, convirtiéndose en el primer importador del mundo.
La excepción en los países de la OPEP es Venezuela, que ha insistido, sin éxito, en reducir la producción para mantener los precios por la situación económica en la que está ese país. El otro disidente exportador es Rusia, que era el segundo exportador, con 7 millones bpd. La rebaja a 50 dólares/barril ha creado toda una crisis en el Estado ruso.
Nosotros, al principio, nos adherimos al reducido número de disidentes, acusando que la rebaja era una maniobra norteamericana. Esto parece ser evidente, pero sería muy poco político oponerse a una rebaja de precios que está beneficiando a la mayor parte de la humanidad.
Con los precios actuales, las empresas petroleras transnacionales privadas y/o estatales están reduciendo sus inversiones de riesgo, fundamentalmente en exploración.
Nosotros, tercamente, hemos sostenido que la rebaja del precio del petróleo era transitoria, por corto plazo y que aunque ésta se prolongará unos meses, nuestra economía estaba “blindada” para sobreponerse a la disminución de ingresos.
Al Gobierno le tomó nueve meses admitir que estaban equivocados. Se ha creado un sistema de préstamos en fideicomiso para las gobernaciones de las regiones, utilizando los fondos de presupuestos no ejecutados en el pasado.
De continuar el precio del petróleo en su actual nivel, el 2016 los fondos en fideicomiso no serán suficientes para cubrir las necesidades del Estado y las gobernaciones.
En repetidas ocasiones el autor ha advertido al Gobierno sobre la difícil situación que enfrentará por la rebaja de precios del petróleo.
Nueve meses es el periodo de gestación de un nuevo ser humano al que recibimos alborozados y esperanzados, porque todo niño/a llega con una hogaza bajo el brazo.
Lamentablemente en este caso no podemos decir lo mismo. No hemos podido gestar un programa financiero prudente y austero. Pronto tendremos en las manos otro tipo de niño. “La corriente del niño” que, según pronósticos, llegará con fuerza y violencia inusitadas, y nos hallará con ingresos disminuidos en 2.000 millones de dólares para poder hacerle frente.
El autor es ingeniero petrolero.

martes, 22 de septiembre de 2015

LA CAÍDA DEL PETROLEO ha mantenido imperturbable a Evo y su ministro Arce, mientras los vecinos tomaban sus precauciones Evo ha proseguido con proyctos, inversiones, presupuestos cual la crisis fuese ajena. Hugo del Granado ofrece cifras que ojalá fuesen replicadas por Evo. lo evidente es que la exportación cayó y sus efectos están a las puertas.

La caída de los precios del petróleo que se viene produciendo desde hace más de un año no ha sido considerada por las autoridades como un problema para la economía del país. A pesar de los análisis y advertencias de especialistas en la materia, de las medidas preventivas que adoptaban los gobiernos de los países vecinos, de los recaudos que tomaban todas las empresas petroleras serias y muchos otros aspectos, el Gobierno inmutable, ha proseguido con sus proyectos, planes de inversión y presupuestos como si la crisis le fuera ajena. De tanto insistir con “el blindaje” ha debido creer que efectivamente es invulnerable al bajón global de precios de las materias primas y se ha perdido un año de gestiones preventivas para enfrentar la nueva coyuntura.
Los proyectos y planes políticos para lograr la “rerereelección” de Evo Morales no explican por sí solos tal imprevisión en el manejo económico del país, esto es consecuencia también de la falta de un análisis profesional del equipo técnico económico del Gobierno.
Siguiendo el libreto del presidente Morales, una vez bajada la “línea” de acción política, las demás autoridades se empeñaron en añadir con entusiasmo otros argumentos, que a su buen entender, completan esta “línea”.
Como era de esperarse, lo primero que se hizo fue endilgar la caída del precio del petróleo a Estados Unidos. En diciembre pasado el presidente Morales mencionó que la reducción del precio de los hidrocarburos “( …) es una agresión económica que está bien dirigida por Estados Unidos (…) para amenazar o tumbar a Venezuela y Rusia.”(LR 20 12 2014). Pocos días después sostuvo que la caída no debería asustarnos porque somos un Estado fuerte con el colchón financiero de las reservas. (LR 01 01 2015).
El Ministro de Economía, además de preparar el presupuesto 2015, con un precio irreal de 80,3 $us/Bl, añadió que la caída de precios del crudo “(…) permitirá al Estado ahorrar entre $us 100 millones y $us 150 millones cada año por la disminución del precio para la compra de diésel y gasolina” (LR 15 12 2014)
El extinto presidente de YPFB en una entrevista con La Razón, aseguró entonces que: “(…) la baja cotización del barril del crudo genera oportunidades al país a futuro ya que proyectos como Vaca Muerta en Argentina y el Presal en Brasil se convertirían en inviables para esos países”. (LR 28 12 2014). Si estos gigantes yacimientos fueran inviables, ninguna empresa invertiría en ellos y no tendrían la menor oportunidad de ser explotados.
El Vicepresidente García por su lado calculaba que “(…) si el precio del barril del petróleo llegara a $us 45, la diferencia entre lo presupuestado y lo que realmente va a recibir el país, a partir de julio o agosto, va a ser entre $us 40 y $us 60 millones”.
“Si cayera a 30 dólares el barril, la diferencia entre lo que está presupuestado y lo que va a suceder en realidad va a ser de 100 millones de dólares”. (El Deber 08 01 2015).
Sin embargo, las exportaciones totales han bajado en 3,300 millones de dólares hasta ahora, sin que el precio del crudo haya caído por debajo de 35 $us/Bl.
Lo lamentable es no sólo que el trabajo del Gobierno ha estado dirigido a minimizar el efecto de la crisis en el país, sino que esta “línea” de acción política ha encubierto omisiones y propiciado iniciativas disparatadas.
Entre las omisiones no se puede dejar de mencionar la falta de un plan anticrisis como el anunciado por el Ministro de Hidrocarburos en enero pasado, cuando asumió funciones, mismo que nunca fue elaborado. O, la reformulación del presupuesto de YPFB que continúa con los mismos egresos como si sus ingresos fueran los que tenía cuando el crudo estaba en 100 $us/Bl.
Entre las iniciativas desatinadas, lanzadas únicamente con el propósito de mostrarse eficientes y comedidos en la “línea” política trazada, figuran la de exportar LNG (gas natural licuado) proveniente de una planta de licuefacción inconclusa y que tendrá costos imposibles de generar utilidades. O, la de exportar electricidad sin tener capacidad de generar grandes excedentes y sin tener líneas de transmisión.
Mejor lo haría el Gobierno si imitara algunas medidas, de Brasil y de Ecuador, como los recortes presupuestarios efectuados en enero de este año, de 8.400 y de 1.420 millones de dólares respectivamente. Y mejor aún si escuchara lo informado por la presidente Rousseff quien acaba de anunciar la aplicación de un plan de austeridad con nuevos y profundos recortes para equilibrar sus cuentas.
Sólo después que el precio del crudo se situara por debajo de 40 $us/Bl, se han observado algunas reacciones como aquello de ajustarse los cinturones, crear fideicomisos para equilibrar los presupuestos departamentales y anunciar un plan de austeridad para el próximo año.
El autor es ingeniero químico y petroquímico.

sábado, 19 de septiembre de 2015

tenía que ser su apego a la verdad, ser acusioso y prolijo en el manejo de la información que llevóa a Harold Olmos a poner en duda las cifras de Evo sobre las cantidades de gas y petróleo "descubiertas por YPFB. cifras fallidas, erradas que llevan a conclusiones erradas. que lo dicho por EVO en "tono triunfalista" no colma la esperanza. de nuevo "hierra cuando de confundir se trata", lo sentimos por un Presidente cuya palabra inspira DESCONFIANZA.

La noticia pisó fuerte el 15 de septiembre y fue título principal en los diarios del día siguiente. El presidente Evo Morales confirmaba el hallazgo de un nuevo campo de gas natural y petróleo en Rio Grande, departamento Santa Cruz, que debía ser anunciado solo durante los festejos del aniversario cívico departamental, nueve días después. Pero los datos principales del anuncio fueron anticipados debido a que ya se había filtrado en los medios y no confirmarlo carecía de sentido.  La misma noche, el sitio internet de un respetable diario paceño decía en su página principal: El gobierno confirmó hoy el hallazgo de un yacimiento de gas y petróleo en el departamento de Santa Cruz a una profundidad de 3.500 metros del pozo 102D, ubicado en la población de Rio Grande¨. El párrafo siguiente detallaba: ¨Resultados preliminares de esta exploración dicen que hasta ahora aportaría 3,5 millones de pies cúbicos día (de gas natural) y en petróleo 65 barriles de petróleo por día¨, informó el presidente Evo Morales en la zona de Rio Grande, donde realizó una inspección de la construcción de plantas de gas licuado¨.
Todos los sitios informativos traían la misma versión y los mismos datos. El titular de un sitio digital era más llamativo:   El presidente Morales dijo que el pozo descubierto contaría con una ¨reserva preliminar¨ de 65 barriles día de petróleo.
Ningún medio se preocupó por verificar los datos del hallazgo. ¿Eran los 65 barriles diarios (unos tres barriles por hora) un remanente exiguo y necesario para la extracción de gas? Para visualizarlas, las cifras deben ser comparadas. Ese volumen equivale a 10.330 litros. Si Ud. tiene un vehículo que utiliza 50 litros por día, el hallazgo de YPFB le habría resuelto el suministro durante 206 días, casi siete meses. Seamos claros: Solo a usted. ¿Y el resto? Lo siento. Solo a usted.
Uno se pregunta si al presidente le dieron bien los datos que debía anunciar o si hubo algún cero o algunos ceros perdidos, o si la producción calculada para el nuevo campo es en efecto y sin ninguna duda 65. Era labor de los medios clarificar los números o cuando menos compararlos para que las autoridades los expliquen y para que todo el público pudiese entender de qué se hablaba.   Las comparaciones pueden ser muchas, incluso si se toman como referencia las inversiones programadas para desarrollar una mayor producción.
No por venir de una fuente oficial, o del más alto nivel oficial, las cifras deben pasar sin mayor filtro. Hace pocos días, el gobierno atribuyó al presidente haber dicho que ¨la producción de hidrocarburos líquidos llega este año a 52 millones de barriles por día¨ sin reparar que esa cifra era superior con creces a la de toda la OPEP, o a unas cinco veces la de Arabia Saudita. Tampoco hubo ninguna aclaración, ni oficial ni oficiosa, y los medios que divulgaron la información no agregaron ni una palabra. Es ineludible la sospecha de que algunos lectores pueden haber creído que Bolivia es un mar de petróleo.
Los volúmenes de gas del nuevo campo también despiertan hambre por precisiones. Los medios están habituados a hablar de metros cúbicos de gas natural, que es la medida utilizada para las exportaciones de Bolivia. Gran parte del público aferra mejor el concepto de metros cúbicos que de pies cúbicos. El anuncio, sin embargo, habla de pies cúbicos, y ahí uno se marea. ¿Cómo calcular la magnitud del nuevo hallazgo?
El total de 3,5 millones de pies cúbicos diarios que se estima que el área descubierta podría agregar al volumen que Bolivia exporta (o al que produce) es importante pero todavía exiguo. La magnitud del volumen anunciado es apreciada mejor si se habla en metros cúbicos: menos de 100.000 metros cúbicos por día. Para alcanzar el volumen que corresponde a las exportaciones actuales a Brasil la cifra tendría que ser 300 veces mayor. Sin comentarios.

lunes, 14 de septiembre de 2015

de "mal ejemplo" califica El Dia, la quiebra de una empresa evista "constructora del Ejército" con muchos millones de dólares arrojados al vacío. deudora a Yacimientos, a la Aduana, al ministerio de Obras, a sus trabajadores, a un banco extranjero,obras inconclusas unas, otras sin ejecutar con contratos firmados y anticipos esfumados, la disuelta Empresa es otra mas de "un cambio" que no cambia nada, lleva las cosas de mal en peor. Evo quiere echar tierra sobre el asunto para que se olvida, cuando todo indica que se debe mostrar al ciudadano mediante transparencia y celeridad lo desastroso del enjundio.


La reciente disolución por decreto gubernamental de la Empresa Constructora del Ejército, tiende a aminorar los visos de escándalo que supone habría alcanzado la quiebra de una empresa estatal que ha surgido con buen capital de arranque, contratos asegurados y predisposición de autoridades para dar paso a licitaciones directas en su favor. De hecho, se ha ocasionado un enorme daño económico al Estado que no es posible dejar pasar por alto, especialmente si han aflorado factores causales que tienen que ver con incompetencia absoluta, negligencia técnica y nefasta administración de los recursos. Por ello, habrá que hacer mucho más que solo identificar a los responsables.
 
Sin duda, dejar una secuela de millonarias deudas a los proveedores, a Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, a la propia Aduana Nacional, al Ministerio de Obras Públicas, a sus trabajadores, un saldo sin pagar a un banco extranjero, además de mostrar un listado de obras inconclusas y sin iniciar, ha convertido a la disuelta Empresa Constructora del Ejército en uno de los malos ejemplos de administración pública de los últimos tiempos. Hasta donde se sabe, existe personal militar y civil involucrado en esta vergonzosa quiebra, la que debe ser sometida a la auditoría integral, para conocer a ciencia cierta cuáles son las verdaderas causas que la han provocado.
 
Si se considera que en el Directorio de la constructora estaba el Estado Mayor del Ejército, el Ministerio de Defensa, el Ministerio de Economía, el de Planificación y Desarrollo y de la Presidencia, resulta un imperativo saber cuál ha sido el rol de cada uno en un proceso que muestra enormes lagunas en el seguimiento de la empresa y su funcionamiento, a fin de identificar responsabilidades e iniciar el proceso legal que derive en las sanciones correspondientes. Si a los dos años de haberse constituido la empresa ya existían graves señales de inminente quiebra, es que las cosas han debido iniciarse y conducirse de una manera que conviene esclarecer amplia y completamente.
 
Si bien la Corporación de las Fuerzas Armadas para el Desarrollo Nacional (Cofadena) asumirá las deudas de la Constructora del Ejército, el Gobierno también asumirá parte de la millonaria deuda, que alcanza a los cien millones de bolivianos. Los críticos y sectores de la oposición ya han señalado que existen intentos gubernamentales de echar tierra al asunto hasta donde se pueda. Por ello, la primera meta del Gobierno y sus instancias pertinentes, será proceder con transparencia y celeridad para esclarecer lo que resulta una auténtica vergüenza para el Estado. No es posible ni tolerable que se proceda con tanta permisividad y tolerancia en un asunto donde se manejan recursos públicos.
 
Por donde se vea, la quiebra de la ahora disuelta Constructora del Ejército viene a ser uno de los malos ejemplos que el Gobierno debería esforzarse en no repetir. Si bien se ha estigmatizado la administración estatal, sería saludable que sobre la base del análisis de la quiebra de la ECE se perfilaran políticas tendentes a sancionar los daños lesivos al Estado de manera que sirva de precedente y escarmiento. De lo contrario, si este proceso no se esclarece como corresponde y exige la opinión pública, habrá razones poderosas para afirmar que el Gobierno desalienta la eficacia y eficiencia empresarial, cuando debería impulsar la administración estatal eficaz y capaz de superar a la privada.

martes, 1 de septiembre de 2015

si tanto quiere Evo
que la planta atómica la instale en Orinoca

un lugar desierto y despoblado del Altiplano
(sugerencia de Macacha a través de Paulo)

La audacia de mi reportera asignada al Palacio de Gobierno es solamente superada por la que despliega nuestro Presidente Vitalicio quien muy suelto de cuerpo dijo que instalará una Central Nuclear en Mallasilla, barrio del sur paceño donde funciona un club de golf y a cuyo alrededor existen barrios residenciales.
Me informa la cholita que al escuchar por los pasillos del Palacio que nuestro mandatario se alista a instalar una Central Nuclear en plena ciudad de La Paz le dijo a uno de los asesores atómicos de Evo: “¿Y por qué no la instala en Orinoca que está situado en pleno altiplano, aislado y poco habitado…?”
Esa interrogante la hice mía pues me hizo recordar que algunos países utilizaron tierras desérticas para sus experimentos nucleares. He aquí una cholita cochabambina nacida en Quillacollo que instaba a proceder con mejor criterio a los técnicos y científicos que asesoran a nuestro Presidente.
Retomó la palabra mi comadrita para decirme con naturalidad: “Por las muchas veces que escuché al mandatario y a sus “llunkus” (léase aduladores), ellos esperan solamente el impacto nacional e internacional que producirá saber mañana que Bolivia ingresó a la era nuclear y que está a un paso de experimentar su Bomba Atómica, ambicioso sueño de reyezuelos nacidos con la leyenda entresacada de Las Mil y Una Noches.”
Como la sabiduría en materia económica y financiera es innata en nuestras cholitas, Macacha me dijo sin darse ínfulas de “chola blindada”: “No tenemos necesidad alguna de ingresar en ninguna de las competencias nucleares si cada día que pasa comprobamos nuestra pobreza extrema al no poder dotar de recursos médicos a los enfermos, debido a nuestros mínimos recursos técnicos y científicos, ¿cómo pensar ahora en un centro nuclear… en un barrio residencial de la ciudad de La Paz?”
Iba meditando en las verdades que salían de los labios de la bambina cochabambina cuando vino a mi memoria el desastre nuclear de Chernóbil en la Unión Soviética cuando una falla en sus reactores causó miles de víctimas irradiadas. Cuando recordé aquel desastre nuclear, Macacha se estremeció y casi llorando me dijo suplicante: “No queremos una Central Nuclear en Mallasilla ni en ningún barrio de La Paz, y si tanto quieren una Central Nuclear que la instalen en Orinoca o en un lugar desierto de nuestro extenso país donde nuestro mandatario pueda presumir ante el mundo de ser el Primer Bombero Atómico y Vitalicio. Así concluyó nuestro diálogo nuclear: ¡No queremos Bomberos Atómicos, queremos un Presidente sensato y sin ínfulas de grandeza!