Páginas vistas en total

jueves, 24 de enero de 2008

Blablabla por Centa Reck como aparece en bolivia hoy

El discurso presidencial que duró cerca de siete horas, nos muestra el imperio del blablabla, el habla que sale del marco de lo que dijo, que no dijo, que dejó o que quiso decir, pues el nudo central es que entra en el soliloquio, en el parloteo reiterativo que se produce para no decirle nada al otro, para ignorarlo, para adormecerlo, para alienarlo y tomarlo como rehén.

La palabra es plena cuando dentro de su contenido el otro es tomado en cuenta como un interlocutor válido. En el parloteo los otros sólo ejercen el papel pasivo de escuchas, de quienes tienen que recibir órdenes sin lugar a emitir una posición propia o una respuesta activa, careciendo de reconocimieto como contraparte válida.

En el goce del blablablá, el otro es encapulado. Es un signo de aislamiento narcisista, un blindaje frente a los demás a fin de construir un poder infranqueable que desconoce la alteridad, es decir el propio límite que surge en la aceptación de los deseos de los otros con los que se acepta convivir sin ignorarlos.

Para Evo Morales es muy fácil hablar a nombre de los indígenas, decretándose como su representante, sin que estos puedan hacerle una contraparte, pues la invalidez emocional y social de estos los deja como niños pequeños a los que ha convencido que defiende y representa.

El discurso del presidente no acepta un alter ego, otros que porten un pensamiento diferente. Estos son mostrados como enemigos, seres peligrosos a los que hay que aniquilar, porque el discurso masista no es dialógico, no acepta al otro más que a título del invalido que supuestamente hay que reivindicar, lo que automaticamente los pone también en una inferioridad y subyugación en el planto o­ntológico y discursivo.

En el discurso que sostuvo por siete horas el presidente no estuvo en primer término lo que quería comunicar, sino cuanto quería gozar a nombre de la escucha sumisa de los otros, lo que significa gozar de su poder sobre ellos. El motor de su parloteo produjo un monologo que no quería comunicar nada sino paralizar a los otros, dejarlos sin habla en un plano discursivo en el que no hay diálogo sino autismo.

En el parloteo no hay Otro, no se le quiere decir nada al Otro, hay sólo una demanda sin sujeto, pues este es negado, eclipsado, ausente, no está presente sino por su falta en el concepto de quien se pone en emisor del discurso único. El blablabla es una forma degradada de la palabra, una palabra vacía, fática, sin metafora ni partenaire, pues quien habla ha caído bajo el dominio de lo pulsional, goza de no comunicar nada.

El blablablá privilegia el goce y no la relación, instalándose en el goce Uno, que prescinde del otro. Es como gozar masturbándose y sin necesidad del cuerpo y del afecto del otro.

En el goce de blablabla, no-hay-diálogo, es un monólogo autista del goce, que impone el principio del placer sin atender a la realidad, pues se encarga incluso de ingeniarse para darle vida a sus fantasías o fantasmas.

De ahí la necesidad de que surjan quienes actúen a contracorriente de este discurso, introduciendo el sin-sentido; quienes no se dejen envolver y traigan a este discurso blablatico a la realidad, que le echen en cara de que "ese blabla no quiere decir nada"; desenmascarando el trabajo del inconsciente que encubre el goce de gozar de la perplejidad y de la anulación de los otros.

viernes, 11 de enero de 2008

estamos olvidando que Bolivia no tiene relación diplomática con Chile

y sin embargo, tras la firma del convenio con Chile, con la testificación del gigante Lula de Brasil, ahora viene su ejecución con detrimento del derecho y de los supremos intereses de Bolivia. La Administración distraye la atención nacional con el tema del IDH y la nueva CPE, para hacer de las suyas con Chile, que saldrá el megaganador de todo el negocio. El cable nos trae esta noticia:

Los ministros de Obras Públicas de Chile, Eduardo Bitrán y de Bolivia, José Kinn, pusieron la primera piedra de 216 kilómetros que serán intervenidos.

Bitrán, recordó que los trabajos deben estar concluidos en diciembre de 2009 y que el inicio de las obras busca refrendar el compromiso asumido por los mandatarios Michelle Bachelet, Evo Morales y Luiz Lula Da Silva.

"La ruta Huara - Colchane deberá empalmar con el tramo boliviano en la zona de Pisiga y ésta vía de conexión será fundamental para el desarrollo de los pueblos, teniendo una visión estratégica", subrayó Bitrán.

Por su parte, Kinn destacó que la integración se está haciendo realidad ya que dicho corredor será el más importante de Suramérica.

"Esto ha dejado de ser una idea, ya es una realidad, ya que más del 90 por ciento del corredor está pavimentado y el resto tendrá que cumplirse hasta diciembre del 2009, promoviendo el desarrollo de las zonas involucradas y facilitando el comercio internacional", expresó.

Kinn agregó que la implementación del corredor bioceánico es también una señal del buen momento por el que pasan las relaciones entre Chile y Bolivia.

"Este corredor es una señal que las relaciones han cambiado de nivel y están a otra escala, mejor que los años anteriores", puntualizó.

La carretera pavimentada permitirá el transporte de dos millones de toneladas por año entre el puerto brasileño de Santos, en pleno océano Atlántico, pasando por Bolivia, hasta llegar a los puertos de Arica e Iquique, en el océano Pacífico.

Chile invertirá 36,9 millones de dólares y Bolivia 78 millones de dólares. Además, el gobierno boliviano tramitará un crédito de 260 millones de dólares.

Brasil, en tanto, dispondrá de 132,8 millones de dólares para mejorar dos ramales de 2.525 kilómetros.

jueves, 10 de enero de 2008

Bolivia es país de mestizos (www.hoybolivia.com)

Es una realidad irrefutable que Bolivia es un país de mestizos. Del 54% que eligió al presidente Morales, el Gobierno tiene una lectura equivocada o intencionalmente tergiversada, de que casi todo ese 54% estaba compuesto por indígenas, sin querer reconocer que dicha cifra corresponde al electorado de ese momento y que estaba constituido por indígenas y mestizos, y estos últimos volcaron su voto de respaldo a un candidato que no formaba parte del esquema de políticos corruptos, ineficientes y que no tuvieron la capacidad de construir al Estado desde su fundación.

Me animaría a decir que de ese 54%, más del 80% estaba conformado por mestizos y el saldo por indígenas.

El mestizo boliviano está compuesto por un conglomerado de personas cuya actividad básica y fundamental es el comercio. La burguesía boliviana corresponde a ese sector de la población que vive mayoritariamente de su trabajo y de su producción.

Actualmente no existe oligarquía, como existía antes de la Revolución del 52; lo que evidentemente hay es una forma diferente de vivir de los diferentes sectores que conforman esa burguesía mestiza.

La mayoría de la burguesía mestiza boliviana gasta lo menos que puede, salvo en ocasiones fastuosas como festividades religiosas, prestes o el Carnaval. Un elemento notorio, por cierto, es que construye viviendas y edificios que nunca son concluidos, aunque los habite y utilice, y mantenga la fachada sin estucar ni pintar. Y en el techo del último piso se observan fierros estructurales de construcción, como si luego prosiguieran la edificación; de esa manera, por tratarse de inmuebles en construcción y no terminados, pagan menos impuestos anuales en concepto de inmuebles.

Este sector de la burguesía mestiza, que es el porcentaje mayor por supuesto, tiene su actividad económica básica en el comercio tanto formal, a través de la micro y pequeña empresa, como en el informal porque maneja volúmenes muy grandes de mercadería que no paga impuestos.

Por el otro lado, existe un sector de esa burguesía mestiza que procura vivir lo mejor que puede, y a este sector se lo asocia con una oligarquía inexistente, porque su actividad se refleja en empresas legalmente constituidas y en la actividad profesional.

El otro sector importante de la composición social boliviana, lo constituyen los indígenas, que fueron pasando de un estado evidente de esclavitud (Colonia) a un estado de servidumbre (antes de la Revolución del 52).

Posteriormente, los diferentes gobiernos de turno los utilizaron como una masa electoral que no elegía y solamente votaba (presumo que la tendencia actual es mantener dicho esquema), pero nunca fueron considerados en su verdadera dimensión para que ingresen en el mercado, se inserten en la vida social de la República y tengan una actividad agrícola que les permita mejorar sus condiciones de vida. Inclusive la Constitución masista, a pesar de su ampulosa redacción y articulado, tampoco crea esas condiciones mínimas de inserción de los indígenas a la actividad económica del país.

Vamos a ingresar en una etapa en la que, al no existir posibilidad de dialogo (ya se anuncio oficialmente que no se discute el proyecto constitucional), la fórmula de salida será mediante el voto en los referendums. Si acaso se respeta al electorado, esa burguesía mestiza nacional será la que hará conocer su posición, a fin de velar por supuesto su situación actual y el futuro de sus hijos.

En cambio, si se rompe la legalidad con un electorado anotado en registros dobles o votantes nacionalizados de cualquier manera, tenemos un futuro cercano sin luces para la azarosa vida de esta Bolivia mestiza.

viernes, 4 de enero de 2008

Del portal Hoy.Bolivia y escrito por Centa Reck

El triángulo de las Bermudas
(con este título se designa algo misterioso pero fantasioso que no puede pertenecer a la realidad después de la novela que habla de las desapariciones misteriores en la zona caribeña del mismo nombre. el autor del artículo lo usa por lo truculento del tema tratado)

Como si fuera poca cosa, el Alto Mando se declaró acérrimo partidario de Evo Morales. El comandante saliente habló de inéditas "aproximaciones" entre militares y el gobierno actual, mostrando que hay pactos que los vuelven uña y carne en la lucha por defender el proceso del actual gobierno.
Un país que se militariza y en el que los jefes militares se juegan públicamente por el proceso político, se está convirtiendo en una zona roja, en un espacio territorial en peligro flagrante.
Ocurre que en Bolivia la cúpula militar ha sido comprada con cheques venezolanos, lo que define que estos Jefes militares se inclinen por hacer buenos negocios, dejando de cumplir el mandato de resguardar a la República. Esto es muy triste en un país que ha conocido ya muchas miserias y que ahora su brazo armado se subordina a sobornos pagados con petrocheques.
Por supuesto que Evo Morales dijo que el dinero con el que ha convertido en "fieles" a la cúpula militar, no ha salido de los gastos reservados. Claro que esta es su coartada, pues su habilidad para el engaño y el armado de trampas etico forenses, lo ha llevado a pagar con cheques directos del gobierno de Venezuela, por lo que no necesita utilizar los gastos reservados, pues de esta manera oculta el cuerpo del delito.
Qué infantil y necio es el proceder del presidente y de su cupulita militar de acólitos. Nos da vergüenza ajena que estos señores enfundados en un uniforme, que debería hacerlos respetables, se comporten como malentretenidos, sumisos y dispuestos a matar por quienes los han vuelto adictos a los petrodólares. Eso es corrupción, llana y simplemente estamos en presencia de una transformación de la otrora respetable FF.AA en un clan o banda al servicio de intereses partidarios y foráneos. Lo peor del caso es que estos señores sin ningún empacho se declararon decididos a disuadir e incluso a "aniquilar al enemigo", para defender a quienes se subordinan, de quienes ya son cómplices confesos.
Por su parte el presidente Morales aprovechó la oportunidad de la toma de juramento al nuevo mando de las FFAA, para decir que la integridad del territorio nacional está amenazada por demandas autonomistas regionales, pidiendo al nuevo alto mando "defender la unidad de la patria" y seguir apoyando su "revolución democrática y cultural", por supuesto que con las armas si fuera preciso y necesario; y claro que esto no es una novedad, porque ya lo han hecho y cargan 33 muertos a la espalda, aunque ahora estén tratando de negarlos, inventando francotiradores que siendo militares no lo sean.
Así están las cosas, al punto que los informes de los fiscales disque expertos en balística y sobre todo en encubrimiento, están tratando de esconder la pruebas del delito, con informes que de tan truchos dan vergüenza ajena.