Páginas vistas en total

domingo, 15 de enero de 2017

Francesco franco y sincero como siempre, muestra un panorama pesimista, desolador en materia de gas, al perder nuestros mercados externos de Brasil y Argentina, y porque la demanda interna, tercer comprador de gas se ha estabilizado. bien haría Evo, YPFB mostrar la verdad, transparentar las cifras para no "llamar a engaño".

El año 2017 no podía empezar de peor manera para YPFB. La esperanza alentada por la estabilización del precio internacional del barril de petróleo en torno a 50 dólares, ha sido pronto desdibujada por la baja de la producción de gas, a causa de la menor demanda del mercado.
 
Todo el esfuerzo de nuestras autoridades por anunciar récords históricos de extracción (que tampoco eran tales) se ha venido abajo por no tener a quién vender nuestro gas. 

¿Qué está pasando con nuestro sector de hidrocarburos? Sencillamente está golpeándonos crudamente la complejidad de esa industria y la multiplicidad de variables implicadas, aparentemente no bien manejadas.

Lo primero es contar con el recurso, el gas en nuestro caso. Teniendo gas, YPFB puede buscar mercados y celebrar contratos; sin gas sólo tenemos excusas. Hay reservas de gas, pero no están certificadas simplemente porque a las autoridades del ramo no les da la gana, violando "su” propia ley. No es que no lo hacen por descuido, ni para ahorrarse dinero que no les falta, sino porque no les conviene que el pueblo sepa. O sea, "transparencia cero”.

Lo segundo es tener un mercado a quien vender. YPFB tiene tres mercados, históricamente estables y crecientes. Sin embargo, por motivos aún poco claros, dos de los tres mercados se han derrumbado en las últimas semanas. Me refiero, por un lado, al mercado interno, que podría demandar hasta 15 MMmcd, pero sólo pide 12 MMmcd. Por el otro lado está Petrobras, que ha reducido drásticamente su demanda de un promedio de 30 a 12 MMmcd. La explicación ha sido el presunto superávit de hidroelectricidad de nuestro mayor cliente. Puede ser en parte cierto, pero también hay otras causas que analizaré en una próxima columna. Según la cláusula "take or pay”, del contrato, Brasil paga por el gas no retirado pero que recogerá en algún momento, tal vez cuando nuestra capacidad productiva no sea tan holgada. 

En todo caso, YPFB tiene que lidiar con un recorte de producción de 60 a 40 MMmcd. Si recordamos que la respuesta de YPFB a la baja de precios fue el incremento de volúmenes, es evidente el fracaso de esa estrategia. Adicionalmente, un importante volumen de gas necesita ser reinyectado o venteado o quemado, y eso cuesta. Nadie informa acerca del manejo de esa contingencia técnica. Como si eso fuera poco, peligra el abastecimiento interno de gasolina, extraída mayoritariamente del condensado asociado con el gas. Si la producción de gas sigue inferior a 50 MMmcd, estimo que habrá un déficit de gasolina y el país deberá recurrir nuevamente a la importación.

Paralelamente, la renta petrolera ha caído a causa de los volúmenes y precios. A pesar de los esfuerzos de la OPEC y aliados, el precio del barril de petróleo se mantiene bajo, aunque no tan bajo como los 26 dólares a los que cayó el año pasado, pero muy lejos de los 100 a los que nos acostumbramos durante años. Por lo tanto, habrá menos recursos para los ministerios (exceptuando, por lo visto, el de la Propaganda) y un estrepitoso descenso del IDH y de las regalías para los gobiernos locales y las universidades. Es decir, se avizoran potenciales conflictos sociales. 

Un ulterior factor que agudiza esta crisis es la falta de institucionalidad. Interinatos injustificados, pugnas entre YPFB y ministerio, falta de transparencia en los contratos firmados (el confuso caso Drillmec, por ejemplo) hacen que el pesimismo que nos deja el manejo frívolo del sector se agrande, más aun teniendo el nuevo contrato con Brasil en puertas.

¿Y el Dakar a qué viene? ¡A nada! Pero creí que su sola mención en el título de esta columna podía ayudar a mitigar ese pesimismo, como hizo el circo de esa carrera con los demás problemas del Gobierno.

Francesco Zaratti es físico  y analista.

sábado, 14 de enero de 2017

pierde Bolivia su condición de exportador de gas natural a Brasil, nuevas energías propias del Estado vecino, sustituirán al gas y por tanto Bolivia habrá perdido el principal mercado. de dónde obtendrá las divisas necesarias para su subsistencia? Mirancha Pacheco lo enfoca como "El principio del fin"


El principio del fin


Carlos Miranda Pacheco


En diciembre del 2015, todos los países del globo pactaron un convenio para salvar nuestro planeta de los efectos del sobrecalentamiento.
En gran síntesis, el convenio señala un recorrido para disminuir el uso de los combustibles fósiles hasta llegar a nuevas formas de energía que no contengan la molécula carbón.
Esta búsqueda se ha iniciado hace varios años, habiéndose asentado fundamentalmente en el desarrollo y uso de las energías limpias no convencionales. Es una actividad tan intensa que ha merecido, en 2009, la creación de Bloomberg New Energy Finance como una organización para informar del desarrollo de todos estos proyectos en el mundo.
Bloomberg New Energy Finance, en su último informe del pasado año, hace notar que el desarrollo de energía eólica y solar para producir electricidad ha adquirido un especial énfasis, sobre todo en los países en desarrollo no miembros de la OECD, utilizando condiciones naturales especiales. Más aún, se pone en conocimiento que ya se ha logrado la firma de contratos de provisión eléctrica a base de células fotovoltaicas a menores precios que la electricidad lograda por energía eólica. En Chile, en agosto pasado, se firmaron contratos de provisión de energía eléctrica por 29,02 dólares MW/hora.
Con la tónica del Convenio de París y ese adelanto tecnológico de la energía solar fotovoltaica, Bloomberg New Energy Finance señala que habrá un crecimiento acelerado de la energía solar para proveer de energía eléctrica en India y China.
En nuestro continente, Brasil lleva la delantera en la cantidad de instalaciones de centrales eléctricas fotovoltaicas y eólicas. Ese país estima que en la zona de la Amazonia tiene casi tres millones de habitantes con un acceso muy limitado a la electricidad y medios de comunicación.
Como la zona es boscosa y las poblaciones están diseminadas en las orillas de los ríos, no se puede tender redes eléctricas. El Gobierno del Brasil ha decidido las instalaciones eléctricas con placas fotovoltaicas como la mejor solución. Hasta principios del presente año, con ese sistema se están generando 16.6 GW/hora y se tiene planeado que para el 2024 se tendrá el 45% del total de la energía del Brasil con ese sistema. En esa forma, Brasil lleva la delantera a todos los países latinoamericanos y es el cuarto en el mundo en instalaciones de centrales eléctricas solares.
Chile desde hace unos años ha decidido aprovechar las condiciones del norte de su territorio, el desierto de Atacama, zona en la cual la intensidad solar está entre las más altas del mundo y no se tienen días cubiertos por nubes, haciendo del área ideal para instalaciones de centrales eléctricas solares. En esta forma Chile tiene nueve centrales en operación y construcción, que generan un total de 1.633 GW/hora.
Además, en Chile es donde se logró ofrecer al mercado la energía eléctrica más barata del mundo 29,02 dólares MW/hora. Chile pretende que para 2025 el total de sus requerimientos eléctricos sean cubiertos por sus plantas hidroeléctricas existentes y centrales eléctricas solares.
Nosotros tenemos un avance muy modesto en el desarrollo de energías limpias y renovables.
Los proyectos logrados hasta la fecha son: una planta de energía solar en Cobija, con una capacidad de 3 MW, un parque eólico en Qollpana, Cochabamba, con una capacidad de 24 MW, la planta de la Ventolera en Tarija, con una capacidad de 20MW y Biomasa en San Buenaventura con 10MW. Se estima que para 2020 se tendrá 1.500 MW utilizando energías alternativas con plantas solares, biomasa, eólicas y el desarrollo de la geotermia.
La inversión en la instalación de plantas de energías no convencionales aunque modesta es correcta. Ese tipo de inversiones con perspectivas para el futuro son las que un Estado debe realizar, sobre todo ahora que con la aplicación del Convenio de París el principio del fin en el uso de combustibles fósiles ha comenzado. Lo que deberíamos aprender de países como Brasil y Chile es el utilizar energías no convencionales para solucionar limitaciones que imponen las características de ciertas zonas del país. Para abastecer de energía al Altiplano se debería usar extensivamente plantas solares y eólicas en vez de tender largas líneas de cables de baja tensión, y, desde luego, no insistir en el abastecimiento de gas a poblaciones menores mediante el extravagante estilo de enviarles gas natural licuado con cisternas criogénicos para que sea regasificado en plantas en esas pequeñas poblaciones.
El descubrimiento de grandes reservas de petróleo y gas en Texas hacen pensar que los trabajos para la sustitución de los combustibles fósiles podrían ser prematuros. Pero no se debe olvidar que el hombre dejó la edad de piedra no por la falta de piedras, sino en la búsqueda de un nuevo estilo de vida.

jueves, 5 de enero de 2017

el mismo gerente de BOA reconoce las carencias actuales porque "todos los vuelos están demorados" tnemos problemas de infraestructura portuaria y el mal tiempo influye en todas nuestras operaciones. BOA realiza 130 vuelos por dia, transporta 15 mil pasajeros y opera 20 naves, 7 de ellas propias, las 13 restantes son alquiladas con leasing.


Ante creciente ola de quejas, BoA responsabiliza al cambio climático y a la infraestructura


-

Ante creciente ola de quejas, BoA responsabiliza al cambio climático y a la infraestructura
Aeronave de BoA en pleno vuelo. Foto: BoA
La Paz, 4 de enero (ANF).- En las últimas semanas crecieron las quejas en contra de la estatal Boliviana de Aviación (BoA). Incluso, asambleístas del MAS y hasta ministros expresaron su molestia por la demora en los vuelos, y la llegada retrasada de los equipajes a destino. 
Al respecto, la Gerencia de la aerolínea responsabilizó de estos percances al cambio climático, a una limitada infraestructura aeroportuaria y al personal insuficiente en aeropuertos. 
En una entrevista concedida a ANF desde Cochabamba, el gerente general de BoA, Ronald Casso, informó que en los últimos 10 años se cuadriplicó la demanda de pasajeros, pero que dicho crecimiento del mercado no fue acompañado en la misma magnitud con mayor infraestructura aeroportuaria, ni tampoco con más personal en Migración y de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN).
“Hay un tema que pasa desapercibido y se trata de los cambios climatológicos, evidentemente es época de lluvias y también tenemos temperaturas altas lo cual afecta el servicio, un tema que se explica recurrentemente a los pasajeros es que un aumento de temperatura como es El Alto hace que toda la operación se vea afectada y nos veamos obligados a último momento a tener que reducir el peso de las aeronaves por seguridad”, señaló.
Casso explicó que BoA no bajó los estándares de calidad internacional que obligan a tener operaciones seguras. Dijo que se aumentó la oferta a fin de cubrir la demanda con 130 vuelos al día que trasladan a aproximadamente 14 mil pasajeros. Sobre las proyecciones anticipó una inversión de 15 millones de dólares para la compra de nuevas aeronaves. Al momento operan 20, de las cuales siete son propias.
“Decir que todos los vuelos están demorados y que todo el servicio no está adecuado no está bien porque evidentemente hay muchos factores de los cuales se puede desprender una demora de vuelo, es un época alta que exige que todos los servicios estén de acuerdo a la demanda que hay, y es evidente que no todos los servicios están de acuerdo, hay carencias de infraestructura, de personal en otras instancias como en la FELCN y Migración”, aseveró.
Según el gerente de BoA, es evidente que en los últimos tres años hubo fuertes inversiones en aeropuertos, sin embargo recalcó que no son suficientes. “Ustedes verán que en La Paz llegamos con los aviones y no tenemos dónde parquearlos; tenemos que esperar 25 a 30 minutos con pasajeros para poder acceder a un espacio, entonces la infraestructura aeroportuaria tiene un rezago muy fuerte marcado con relación al crecimiento del mercado”, sostuvo.
Quejas del oficialismo  
El 29 de diciembre el ministro de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT), César Cocarico, en su cuenta Twitter se quejó por la demora de su vuelo en BoA que lo obligó a estar hora y media atrasado en en una reunión de trabajo. Sin embargo, su mensaje fue borrado posteriormente. 
El 24 de noviembre, la presidenta de la Cámara de Diputados, Gabriela Montaño, se quedó atrapada en el pre-embarque del aeropuerto Jorge Wilstermann de la ciudad de Cochabamba en espera de su vuelo a La Paz, el mismo que sufrió un retraso de una hora y 40 minutos. La asambleísta se paró en dos ocasiones para reclamar al personal de BoA.
La diputada por el Beni, Susana Rivero (MAS) también reclamó este miércoles 4 de enero por su cuenta de Twitter: “¿Qué pasa con BOA, vuelos demorados en fin de año y siguen. No es mejor reprogramar horarios y así no dejar a personas atrapadas en preembarque?”.
De ese modo, el malestar por los retrasos en los vuelos de BoA se extendió a autoridades de diferentes Órganos del Estado ligados al oficialismo.
Pero, los reclamos de los pasajeros también son recurrentes porque ellos llegan un día a su destino y sus equipajes al día siguiente, lo que causa perjuicio e incomodidades.

sábado, 31 de diciembre de 2016

hemos administrado mal la riqueza del gas. ahora estamos próximos a cometer parecidos errores. Carlos Miranda como el más conocedor del tema "hidrocarburos" previene que sobrevendrán malas noticias para Bolivia en este campo.

Escribir una columna de análisis energético a finales de año crea un doble desafío y responsabilidad: analizar el año que se va y tratar de señalar los eventos que vienen en el año que está por comenzar.

 El Convenio de París de diciembre de 2015 sigue siendo el gran marco de referencia estableciendo un programa de control sobre el uso de combustibles fósiles para evitar el calentamiento del planeta.

 Concurrentemente, se inició un proceso único de acercamiento de los países OPEP con los grandes productores no OPEP para limitar la producción de crudo y lograr estabilizar los precios en el mercado. La reacción a ese arreglo ha sido favorable. El objetivo fue logrado, haciéndose evidente la reaparición de Irán en el mercado petrolero. Por su potencial de producción, su proximidad de abastecimiento de gas a Europa y su gran influencia religiosa en el mundo islámico hace prever que podría convertirse en contestario del liderazgo de Arabia Saudita en la OPEP. 

 Rusia, al no poder abastecer mayoritariamente el mercado de Europa, ha dirigido su ímpetu exportador de gas hacia China. Se han firmado los respectivos convenios de compra venta y se tienen en construcción dos gigantescos gasoductos que moverán más de 100 MMmcd de la Siberia Oriental hasta el corazón de China.

 El gran acontecimiento de 2016 ha sido la elección del señor Donald Trump como futuro Presidente de Estados Unidos. Si cumple los ofrecimientos de su discurso electoral, el mundo energético será fuertemente sacudido. Trump es muy crítico de los arreglos para levantar sanciones a Irán, no está convencido de las causas para el  calentamiento global y todavía espera grandes producciones de petróleo, gas y carbón en Estados Unidos. Ha elegido al señor Rex Tillerson, presidente de la Exxon Mobil, como su secretario de Estado. Parecería confirmar las posiciones anteriores. La Exxon Mobil ha sido una compañía que con poco entusiasmo aceptó los argumentos del calentamiento global por el uso de combustibles fósiles.
 
Argumentación que el señor Trump rechazó como una trama china para debilitar a Estados Unidos.

Dentro del futuro vendaval de contradicciones e imposiciones, ¿qué será de  nosotros?

2016 no ha sido venturoso en energía para nuestro país. Durante este año los precios de nuestro gas de exportación han estado bajo el efecto total de la caída de los precios del petróleo. De $us 10-12 MMBTU cayeron a $us 3-2 MMBTU. Los precios del petróleo están subiendo, pero tomará casi un año que se hagan efectivo en nuestros precios de exportación de gas.

 Este año termina dándonos señales muy preocupantes sobre la delicada situación de nuestra industria petrolera a corto y mediano plazo. Se inicia con el fracaso de Lliquimuni, primer esfuerzo serio de ingresar al área no tradicional. No obstante los esfuerzos anteriores no hay nueva inversión extranjera en la industria. Lo único que se ha logrado es que las actuales contratistas se comprometan a nuevas inversiones en exploración, con plazos de 40 años.

 La producción ya no es suficiente para cubrir los requerimientos crecientes de mercado interno y de exportación. Esto era inevitable porque la producción sigue proviniendo de los megacampos descubiertos por las contratistas. Algunos de ellos en franca declinación y no se tiene campos nuevos que sustituyan esos volúmenes declinantes. 

 Las cuantiosas inversiones en nuestras refinerías no están dando resultado positivo por la falta de crudo como materia prima, ya que los procesos de refinación no han sido cambiados.
 Aunque parezca inverosímil, cuando comenzó la caída de precios YPFB empezó a realizar inversiones cuantiosas, como en la planta de fertilizantes en Bulo Bulo, la distribución de gas natural licuificado mediante cisternas criogénicas a poblaciones menores y construcciones civiles no indispensables, tales como sedes en las regiones, y un nuevo edificio de oficinas centrales en La Paz.

 En gran resumen, a partir del 2014 nos hemos embarcado en un camino de encapsulamiento muy peligroso. Seguimos trabajando en el área geológica tradicional, no hay un descubrimiento oportuno para enfocar la exportación de gas después del 2020, todos los proyectos están recurriendo al financiamiento de las reservas netas del Banco Central y no presentan perspectivas de rentabilidad. 

 Como resultado de este encapsulamiento el futuro de la industria petrolera nacional depende del éxito en exploración de las compañías contratistas presentes en el país.  Hemos administrado mal una riqueza y ahora parece que estamos administrando un probable fracaso de la industria petrolera nacional.

Carlos Miranda Pacheco es ingeniero y analista energético.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Los Tiempos se ocupa del informe colombiano sobre LaMia y deja establecidos sus puntos de vista que las autoridades deben tomar muy en cuenta si se quiere evitar por ejemplo que las sanciones al sistema de aeronáutica civil terminen prohibiendo vuelos internacionales bajo severos riesgos.

La difusión del primer informe de la autoridad colombiana sobre el accidente de un avión de LaMia en su territorio, el pasado 28 de noviembre, y que cobró las vidas de 71 personas, confirma la crisis institucional que sufre el Estado boliviano, pero debiera servir, si las autoridades deciden actuar como tales y no como gendarmes de la impunidad, para rectificar conductas.

En efecto, son lapidarias las conclusiones de ese documento, pues muestran que en el campo de la aeronavegación boliviana se imponen intereses sectarios y personales sobre los profesionales, y eso puede tener severos costos. Más aún si se agrega a ello la resistencia de algunas autoridades a brindar información clave a los investigadores colombianos, a los que por normas internacionales les corresponde dirigir la investigación del caso, la situación se agrava y puede conducir a una situación de crisis que se debe enfrentar con responsabilidad.

En este sentido, no se trata de buscar chivos expiatorios como pareciera que quieren algunas autoridades para eludir responsabilidades, sino de, conocidas las falencias y deficiencias demostradas en este caso o, como en forma reiterada hemos señalado en Los Tiempos, en el caso de TAM, aplicar mecanismos de corrección que permitan a la aeronavegación boliviana recuperar los sitiales que ha ocupado a nivel internacional.

El plazo máximo es abril del próximo año, cuando se emitirá el informe final sobre el accidente de LaMia, y, en este lapso, las autoridades del Estado boliviano deben actuar con madurez, evitando cometer deslices como la difusión de un informe elaborado por el Ministerio de Obras Públicas, calificado como poco prudente por las autoridades colombianas.

En el caso concreto de LaMia, es preciso también que se aclare el origen y propiedad, investigación que remite a un conocido empresario venezolano, aparentemente afín al “chavismo”, denuncia que las autoridades también han tratado de eludir, implicando más bien a un exsenador opositor. Adicionalmente, las autoridades deberán explicar por qué dos aviones de esa empresa están depositados en hangares de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB), los trabajos de mantenimiento que se habría realizado a su favor y qué instrumento jurídico avala esa relación. Hasta ahora, se hace referencia a un contrato privado entre partes (la FAB y LaMia) que no es puesto en conocimiento de la opinión pública.

No está demás señalar que esa actitud elusiva genera más susceptibilidades de las que ya existen y es urgente que las autoridades comprendan que explicar estos entuertos no sólo es parte de su deber hacia la ciudadanía, sino que es fundamental para la ya mencionada recuperación de imagen en el campo internacional, espacio vital para el desarrollo de la aeronavegación nacional. Es que si hay alguna sanción al Estado, ésta repercutirá negativamente en todas las empresas de aeronavegación del país, entre ellas, BoA, cuyo silencio hasta el momento sobre ambos temas es preocupante.

Ojalá que las acciones que realicen a partir del informe colombiano estén debidamente respaldadas, lo que será posible si asumen que es importante cumplir y no eludir las normas y las responsabilidades institucionales.

viernes, 23 de diciembre de 2016

se trata de pronósticos, profesías, anuncios de hecatombe próxima cuando se termine el gas y Bolivia lo tenga que importar para el consumo interno? Humberto dice que el gas importado será de 1 a 6, por el derroche actual y los responsables huirán a Cuba? a Venezuela?

Perdices bien mareadas


Humberto Vacaflor Ganam

Bolivia está a punto de quedarse sin gas natural y verse en la necesidad de importarlo dentro de pocos años, quizá en 2020, pero el país entero está entretenido en un debate sobre las elecciones de 2019, y sobre si el presidente Evo Morales será o no será candidato.

Se nos viene el desastre, porque, además, las exportaciones son mayores a las importaciones en 1.000 millones de dólares, la inflada burocracia estatal tendrá salarios que se paguen con crédito del exterior, y los países vecinos organizan un cerco para librarse de la droga boliviana.

Mientras tanto, como se nos fuera la vida en eso, los bolivianos sólo hablamos de las elecciones de 2019 y sobre la posibilidad de que se anule el referéndum de hace un año, en que la candidatura de Evo Morales para esas elecciones fue descartada por el voto de los bolivianos.

Chile ha cerrado doce puntos fronterizos porque no quiere seguir recibiendo la droga boliviana, Argentina ha levantado una malla entre La Quiaca y Villazón, mientras en Bermejo se proyecta un muropara frenar la droga boliviana, y Brasil moviliza un ejército en la frontera, que ha sido tomada por mafias que operan desde Bolivia.

Pero los bolivianos han decidido mirar hacia las elecciones de 2019, que se harán dentro de tres años. El presidente ha propuesto esta agenda y los bolivianos la han aceptado, dejando todo el resto para después.
El presidente del senado, Alberto González, ha dicho que Petrobrás no podrá firmar el contrato de ampliación de la compra de gas boliviano y el presidente Morales ha dicho que YPFB debería ocuparse ahora, desesperadamente, de encontrar nuevos yacimientos de gas.

Eso lo dijo el presidente en un lapsus en el que se apartó del tema electoral, que ahora lo ocupa totalmente. Lo importante, para él, es que Bolivia defina quién será el presidente entre 2020 y 2015; lo demás no le interesa.
El problema es que en ese lapso Bolivia deberá comenzar a importar gas natural porque el que ahora tiene se habrá agotado y deberá, para comenzar, cortar las exportaciones y luego anunciar a los consumidores internos que el gas natural importado será más caro, mucho más caro del que se consume ahora. La diferencia de precios será de 1 a 6.

Pero los bolivianos hemos decidido seguir el juego al gobierno y pensar sólo en las elecciones de 2019. Una especie de ruleta rusa, o china. Los líderes de la oposición no han entendido la jugada.

miércoles, 21 de diciembre de 2016

en Bolivia existe "lavado de dinero" e incapacidad fiscal para deteclo y menos aún sancionarlo como debería ser. los estudiosos ven con preocupación que los delitos afines al lavado no sean denunciados y menos investigados en proporción a los grandes capitales que manejan los gansters.

UIF destacó las mejoras en el procesamiento de casos de las investigaciones financieras
UIF destacó las mejoras en el procesamiento de casos de las investigaciones financieras

UIF detecta $us 48 millones en unos 6 delitos de lavado

Los delitos del narcotráfico, corrupción, defraudación tributaria, estafa, trata y tráfico de menores y mujeres, entre otros, pasaron a la Fiscalía


La Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) detectó unos $us 48 millones por al menos 6 delitos relacionados al lavado de dinero en el sistema financiero e instituciones públicas y privadas que fueron investigadas por inteligencia financiera de esta entidad.

“Este año hemos establecido entre $us 45 y $us 48 millones, producto de diversos delitos vinculados al lavado de activos, como narcotráfico, corrupción, defraudación tributaria, estafa, trata y tráfico de menores y mujeres, entre otros delitos. Este incremento constante no solo es de Bolivia sino sube a nivel internacional”, informó Alejandro Taboada, director general de la UIF.

La autoridad se refirió al tema durante la rendición pública de cuentas en La Paz, donde expresó que la cantidad identificada durante esta gestión de más de 250 casos, supera en $us 18 millones al año pasado, cuando se identificaron unos $us 30 millones, producto del lavado de dinero.
Taboada dijo que los informes de inteligencia financiera han sido remitidos al Ministerio Público para que inicie los procesos penales contra las personas implicadas.

En algunos casos, se da la situación de que las investigaciones amplían los procesos iniciados por otras instancias como la Procuraduría, el Ministerio de Transparencia, la Autoridad de Juegos y los bancos a través del reporte de operaciones sospechosas.

“Este tema es internacional, la criminalidad busca mejores o más formas de lavar el dinero. No necesariamente quiere decir que haya incrementado la actividad delictiva sino que puede haber más dinero involucrado”, señaló.
Estrategia nacional
En la rendición se destacó también que la UIF con el Ministerio de Economía desarrollaron la Estrategia Nacional de Lucha contra el Lavado de Activos y Financiamiento al Terrorismo.
En diciembre de 2015 fue aprobada por el Consejo Nacional de Lucha contra el Lavado de Activos y Financiamiento al Terrorismo y hasta unos meses atrás, se desarrollaron mejoras en la Unidad de Análisis de Políticas Sociales y Económicas (Udape) para que  sea remitida a la Asamblea a la espera de que las cámaras de Diputados y Senadores aprueben la estrategia con rango de ley.
Deficiencia investigativa
Por su parte, el analista económico, Julio Alvarado, observó, contrariamente a la UIF, que los delitos referidos al lavado de dinero se han incrementado y apuntó a la deficiencia de las investigaciones de la UIF.

“En gestiones anteriores, la labor de UIF fue deficiente. Cuando se hicieron los famosos traspasos del Fondo Indígena, la UIF no detectó o no los investigó. Debió saltar la luz amarilla o roja cuando se hacían los depósitos pero no se lo hizo”, dijo.

Expresó que este incremento es más que todo una señal de que el lavado de dinero se incrementa en el país pero la UIF “no hace un trabajo serio y responsable”