Páginas vistas en total

viernes, 24 de abril de 2009

es posible trucar cualquier fotografía, lo demostró un diputado opositor ante los medios

Muestran lo fácil que es hacer un montaje con Photoshop

En el sitio: http://www.ernestojustiniano.org/, se muestra un video con la imagen del vice García
Linera, de cómo es fácil realizar un truco poniéndole al cuerpo de una persona la cabeza de otro para identificarlo o al revés. El diputado Añez mostró la falsa imagen del vice en que aparece con el cuerpo y la postura de la foto de Rozsa que hemos visto todos.
Esta vez García Linera tiene un arma a la derecha, otra a la izquierda en que aparece abrazado de ella y otra más apoyada en la almohada. El diputado concluye en el video con la sentencia "esto muestra que una fotografía no puede ser evidencia fechaciente para una acusación. por tanto Rada es un burro y debe irse a su casa".
Diputado Añez hace un montaje de la supuesta foto de Eduardo Rozsa en el hotel Buganvillas mostrando en su lugar al vicepresidente García Linera. Noticias de TV: Unitel

lunes, 20 de abril de 2009

la vida en rozsa. otro análisis único de Centa Reck que profundiza el significado de la matanza por la policía de ciudadanos extranjeros en un hotelSC


Muchos estamos conociendo a este hombre después de su muerte y ya estamos pensando que otra vez la política boliviana ha creado un icono, una bandera frente a un mundo viejo que se arruga más de lo que Mafalda había supuesto que se arrugarían los políticos de izquierda o de derecha, más de lo que la sagaz Mafalda hubiera supuesto que se encogería su padre agobiado por la rutina, por los mandatos, por la opresión de los mandamases que están en todas partes, que toman partido por las causas sociales y políticas sólo para sacar réditos económicos, para meterse en las mismas casotas que critican a los oligarcas, para enriquecerse rápidamente aún a costa de envenenar a la juventud y a la humanidad con narcóticos, a costa del narcoterrorismo, de matar, de deshacer las familias, de agobiar a los ciudadanos que quieren trabajar, de desquiciar a los pobres ciudadanos que aspiran a tomar un poco de aire fresco, a tener su carnaval, a tomarse unas cervezas con los amigos y a pensar que “la vida es rosa”, que todavía queda un espacio de libertad, una bocanada de aire libre para respirar, que no tenés al verdugo esperando que te descuides para quitarte la vida porque estorbás a sus planes, que no tenés al asesino esperando matarte por un celular, por tu billetera, por tu automóvil que le resulta apetecido.
Digan lo que digan los que ahora se han transformado en gorilas del poder las contradicciones de los hombres como Rozsa son efecto del mundo de dicotomías en el que vivimos, del mundo que pretende condicionarnos para que nos transformemos en lamebotas de los poderosos.
Los Rozsas entran y salen de los ismos… entendiendo que ninguna ideología tiene porqué hipotecarles la mente y mucho menos la consciencia, son aquellos que saben que la libertad de discernir el bien del mal está en sus propias consciencias y que no aceptan entregarse a un partido, a un jefecito o jefezote para que él les exija que sean de su redil privado, o porque les paga suculentas sumas de dinero para que se queden en calidad de su mercenario incondicional. Rozsa en menos de tres días de haber muerto comienza a perfilar como un ícono, como un mito controvertido, como el hombre de las asimetrías, el hombre que no se detiene ante las banderas, que no se detiene ante la izquierda ni la derecha, que no se petrifica frente a los tiranos que desean ejércitos serviles y subordinados.
Así como el mito del Ché con su estrella encendida nació en Bolivia, y sirvió de inspiración a los jóvenes de muchas generaciones que trastabillando de aquí y allá buscaban un poco de fe, de libertad, que encarnaban una búsqueda errática para no caer en el conformismo, para no dejarse vencer con los pisotones, las torturas y las magulladuras que van dejando los poderes y los poderosos que siempre están apostando con la vida de los otros, negociando las vidas, exigiendo adherencias, fraguando elecciones, desoyendo la voz de los pueblos, acallando los pueblos para hablar por ellos según sus ambiciones.
Así como la derecha miope fabricó el mito del Ché, ahora la izquierda infame lo acaba de enterrar porque se escudaron en un ícono para mal usarlo, que ha sido ensuciado no sólo con el lodo de las ambiciones desmesuradas de quienes se dicen de izquierda, sino con la sangre de las víctimas que están siendo masacradas a nombre de la revolución de los oprimidos, usando a campesinos e indígenas para que mueran a nombre de la revolución, mientras los ministrillos los miran desde una colina y después de la masacre contratan prostitutas finas e inhalan hilachas e hilachas de cocaína y se ríen del pueblo y de los muertos desde sus casonas y en Bolivia los intereses de todo tipo arman una guerra intestina de poderes, de todos contra todos, de derecha contra derecha, de izquierda contra izquierda, de ricos contra ricos y de pobres contra pobres, mezclados todos, una mescolanza en la que ya no hay ideología y el gobierno aprovecha todas esas oportunidades, el gobierno traza maquiavélicamente el camino en el que todos entraran a buscar exterminarse para que ellos queden solos y reinen por siglos.
El Ché nació como mito en Bolivia y fue enterrado e incinerado en Bolivia también, por los mismos que antes se pusieron el rotulo de derecha y después de izquierda pero que sólo quieren poder, que matan por aferrarse al poder, que no saben que el poder tiene que tener alternancia, que no conocen un poco de desprendimiento para dejar vivir a las sociedades, para dejar que las sociedades vayan madurando, para actuar con esmero pero con la tranquila paz que deja la labor del hombre mesurado que sabe que ha cumplido y que no se aferra a ser Rey, Dios, Dictador, Tirano.
Rozsa es el ícono de ideas extremas, considerado un "talentoso aventurero", apareciendo y desapareciendo en distintos lugares del mundo a los que dice adherirse y amar de la misma manera. Es el icono de las juventudes errantes y erráticas, de los que no quieren entregarse a los Fideles, a los Chávez y a los… de los que no se pueden postrar de rodillas, de las almas inquietas de este mundo moderno, de este mundo loco, desquiciado, malherido, purulento, inequívocamente enfermo, hambriento mientras una manga de jefazos eructan poder y sus seguidores roban a los pobres y a nombre de los pobres. Un mundo en el que la sensibilidad muchas veces se confunde con terrorismo, en donde el estómago se confunde con el sexo, el ano con el corazón, los riñones con el cerebro.
Sé que esto que escribo les va a caer mal a los hombres y mujeres mediocres que sólo se sienten seguros con los rótulos, que sólo se sienten cómodos cuando se dividen en los que son de izquierda y los que son de derecha, a esos que se definen por el medio y se marean de pánico ante la posibilidad de ser tildados de extremistas. Esas pobres almas que se ufanan de no ser radicales, que se complacen de ser medianeras para estar bien con Dios y con el diablo, porque de repente si no les da Dios venden su alma al diablo y asunto concluido.
Sé que no todos pueden entender la libertad de encontrar el bien y el mal de manera clara y diáfana más allá de los rótulos, más allá del sectarismo, más allá de las fronteras, porque las causas del bien se huelen, se sienten, se palpitan, circulan por tu sangre con dolor, con la compasión ante aquellos que son amenazados, que son destruidos, asesinados y perseguidos por un puñado de poder.
Es muy gracioso que los extremistas de antaño a quienes los encarcelaron por extremismo, los que bloqueaban, mataban a nombre de sindicatos cocaleros ahora maten a nombre de la conservación del poder presidencial.
Decididamente los que tienen dos dedos de frente pueden entender que este mundo infame es una ruleta rusa, una pistola cargada que ahora le toca a unos y mañana en manos de otros acaparadores disparará su carga mortal sobre el oponente.
Lo que podemos decir es que Bolivia iba a los tumbos pero ni remotamente nos imaginábamos que el odio estuviera a la vuelta de la esquina, que el odio engendrara tantas muertes, que la política se transformara en guerra, en violencia ciega.
Bolivia es ahora el lugar en el que un “chico” comunista comienza a vestir a generaciones del icono contra el terror sembrado por los de izquierda.
En su blog se pueden leer sus ideas: “compromiso que rige hasta hoy mi vida: no es el individuo quien cuenta, sino la causa, los valores. Hay que tomar partido. Si no, no tiene sentido el paso fugaz por el mundo…”. Un comunista convicto que después que vivió en la antigua Unión Soviética, se sintió decepcionado del "socialismo real": “He llegado a la conclusión de que no se puede hablar de socialismo —ni hacer socialismo— si no se respetan plenamente la libertad y el derecho a la autodeterminación, sea esto de los individuos, o de los pueblos o naciones en general”, dijo también en la entrevista publicada en su blog.
“Me tocó vivir y cubrir algunos acontecimientos claves en la otrora centro-europa socialista. Rumania, entrevistas con intelectuales disidentes de la minoría húngara oprimida por ese demente dictadorzuelo que se llamaba Ceaucescu. Luego, las manifestaciones en Praga, más bien desfiles de carnaval, organizadas por ultraliberales, pacifistas y otros bichos raros, o sea nada serio”. Son otras de sus ideas trasladadas al blog que empezamos a conocer y que no es un diario de campaña, pero es la ruta de viaje por el mundo de un aventurero moderno, de un descreído, de un decepcionado, pero que plantea desde las decepciones que sufre con las ideologías que no se pueden perder los valores y los principios.
Un bicho raro en los anaqueles de los nuevos dioses y los nuevos tiranos. El periodista español Manu Lequineche comentó de Rozsa que fue un periodista que tomó partido y las armas hasta convertirse en el comandante de las brigadas internacionales en Croacia. “Fue una toma de decisión, tal vez la más simple o sencilla que yo haya tomado en mi vida hasta este momento. Después de casi tres meses de trabajar como corresponsal, de ver todo el sufrimiento, y la rabia de una nación prácticamente desarmada, pero así enfrentada al entonces cuarto ejército más fuerte de Europa, combatiendo por su libertad e independencia”.
También planteaba, “¿La lucha armada es una opción? “Vaya, cómo no va a ser justificada la lucha armada…No quiero decir que todo periodista tire la pluma o la cámara y que se enrole en el primer despelote que se le ponga enfrente. Pero quien no toma partido, pudiendo hacerlo (…) para ayudar a quien lo necesita, es un ser egoísta, y por lo tanto despreciable”.
Los escribidores no somos los que hemos creado el mito, este comenzó el día en que el grupo de encapuchados Delta ingresaron al Hotel Las Américas en pleno corazón de la ciudad de Santa Cruz y lo acribillaron junto a otros “chicos”. Miren las asimetrías, el Ché fue acribillado en la selva en el cañon de Ñancahuazu, Chico Rozsa estaba en una habitación de hotel, en medio del concreto de la ciudad, durmiendo, soñando con no sabemos que cosas de la vida que para él dejó de pronto de ser Rozsa.
El Ché fue un extremista acribillado, Rozsa es otro extremista acribillado, la historia y las aguas darán su veredicto.

viernes, 17 de abril de 2009

hora más, 33 naciones darán inicio en Puerto España a la cumbre de las Américas, primera a la que concurre Barack Obama. hay espectativa mundial!

Cristina Kirchner se sentará mañana en una misma mesa con Barack Obama. La presidenta argentina y su colega estadounidense se saludarán a las 5 de la tarde por primera vez en el fin de semana en la apertura de la V Cumbre de las Américas que se desarrollará en Trinidad y Tobago hasta el domingo. Cristina y Obama hablarán para inaugurar las deliberaciones del encuentro junto a los primeros ministros de Trinidad y Tobago, Patrick Manning -el dueño de casa- y de Belice, Dean Barrow, en representación de los países del Caribe.Hasta hoy, ese evento será lo más parecido que encontrará la Presidenta a la reunión bilateral con Obama que ansía desde que el demócrata puso un pie en la Casa Blanca. Obama avisó ayer que prefería evitar ese tipo de cónclaves y propuso encontrarse con los Jefes de Estado de la región en tandas: el sábado por la mañana dialogará con los miembros de la UNASUR -Argentina incluida- y luego se encontrará con los integrantes del Sistema de Integración Centroamericano y del Mercado Común del Caribe.Siempre que su salud se lo permita (ver aparte), la Presidenta volará mañana hacia Puerto España con un discurso similar al que pronunció en la última cumbre del G20 en Londres. En sus palabras de apertura reclamará la reforma de los organismos internacionales de crédito. Según explicó a El Cronista un funcionario que trabaja en la estrategia que lleva adelante la Casa Rosada, esa invocación general contiene un mensaje más directo: el Gobierno pretende que los organismos multilaterales -con el Banco Interamericano de Desarrollo a la cabeza- financien los proyectos de inversión en infraestructura en el país que desde hace meses se encuentran parados o con niveles de ejecución muy retrasados.Para que alguien escuche con atención esa postura, la Presidenta deberá lidiar con el tema que en la previa de la Cumbre concentró la mirada de medio mundo: Cuba. Los 33 jefes de Estado y Gobierno que se reunirán en Puerto España saben que -incluso si Estados Unidos se esfuerza por correr la cuestión de la agenda- se discutirá sobre el regreso de la isla más renombrada del Caribe a los foros continentales como la Organización de los Estados Americanos, de la cual fue excluida en 1962.Luego de la apertura, Cristina Kirchner participará el sábado de las tres sesiones plenarias y de la cena oficial que servirán en el hotel Hyatt, la sede de la cumbre y el dormitorio de los participantes más encumbrados (ver recuadro). El domingo será el día que servirá de terreno fértil para las novedades: desde las 8 todos los presidentes y primeros ministros se reunirán a solas en un encuentro promocionado como el “Retiro de los Jefes de Estado”. De allí saldrán al mediodía para sacarse una foto en conjunto -acaso el punto débil de Cristina Kirchner en los eventos multilaterales- y firmar la Declaración Final. Sólo allí sabrá el Gobierno hasta qué punto escucharon sus propuestas Barack Obama -la estrella de la Cumbre- y el resto de los líderes del continente.

jueves, 16 de abril de 2009

efectos desastrozos para Bolivia la geopolítica y el debilitamiento de los plurinacionales según Soliz Rada ex-ministro de Morales Ayma

bolivia se astilló en 36 naciones

Ya sea que se trate de una ciencia o pseudociencia, la geopolítica refleja para el común de la gente la correlación de fuerzas entre Estados. Los efectos de esa correlación han sido desastrosos para Bolivia, que ha perdido la mitad del territorio con el que nació a la vida republicana. Todos los países del mundo, salvo el nuestro, se empeñan en fortalecer sus estados nacionales, a fin de defenderse de las agresiones bélicas, financieras, comerciales y culturales que están afrontando en el Siglo XXI, en el que las guerras por el agua, la biodiversidad, los recursos naturales y los alimentos serán inclementes.
La oligarquía chilena, aliada de Inglaterra, y la prepotencia brasileña, respaldada en su propio poderío, convirtieron a Bolivia en Estado vasallo. La estrategia de Santiago para mantenernos enclaustrados geográficamente es cínica, pero efectiva.
Cuando existen apoyos externos a la causa marítima alega que el problema es bilateral. Cuando se reclama una solución bilateral, responde que Chile no tiene problemas pendientes con Bolivia. Eso ocurre desde 1904.
Después de más de un siglo de aprovechamiento abusivo de las aguas del cantón Quetena (Silala), el régimen del Mapocho alega que podría pagar por ellas un precio simbólico, si se olvidan las multimillonarias ganancias que empresas chilenas obtuvieron por comercializar ese líquido elemento. La usurpación de las agua del río Lauca es otro hito similar. El tema de los autos usados es paradigmático. Chile importa autos chatarra, siempre que no se comercialicen en su territorio. Al prohibirse su ingreso al país, el cónsul dice que es una actitud inamistosa, quien considera que debemos seguir envenenándonos con la contaminación ambiental y colapsar aún más nuestras ciudades para gozar de su amistad.
Brasil arrebató 400 mil kilómetros cuadrados a Bolivia. Considera que el gas de nuestros mega campos le pertenece. No concibe que podamos instalar una planta separadora de líquidos, gasoductos internos que nos vertebren e industrialicen, que explotemos el Mutún o que exportemos gas a Paraguay o Uruguay sin su consentimiento. Evo Morales ve en Lula al hermano mayor, el que aprovecha su mayorazgo para que empresas brasileñas construyan carreteras con sobreprecios y con insumos y préstamos bancarios usureros, en tanto descendientes de los bandeirantes se aprestan a construir represas en ríos fronterizos, sin que le importe la opinión del Gobierno Nacional. Santiago y Brasilia manejarán el corredor bioceánico, que tendrá al medio a su agónico vasallo.
A lo anterior cabe sumar la prepotencia europea y norteamericana que ha logrado que YPFB vuelva a ser ente residual, digitado por Holanda (sede de la tenebrosa Shell), de Noruega, cuyo ente estatal, la State Oil, es funcional a las transnacionales, y del Banco Mundial, que se apresuró a contratar a Alfonso Revollo, el Ministro de capitalización de Sánchez de Lozada y liquidador de nuestras empresas estratégicas. Al iniciar su gestión, Evo pidió a Francia que uno de sus diplomáticos en funciones asesorará al canciller Choquehuanca. De esta manera, para alegría de la petrolera Total, las decisiones estratégicas de nuestra política externa fueran adoptadas por monsieur Oliver Tremoint.
Bolivia astilló su débil Estado nacional en 36 naciones, en tanto los separatistas buscan imponer un Estado Federal binacional. Mario Góngora escribió que, en su país, “el Estado es la matriz de la nacionalidad chilena”, la que se consolidó mediante “el salto cualitativo del regionalismo a la conciencia nacional”. Bolivia ha dado también un salto cualitativo de la débil conciencia nacional al separatismo federalista y el plurinacionalismo étnico. Gracias Branko Marinkovic. Gracias Álvaro García Linera.

sábado, 11 de abril de 2009

primero insultó a los autonomistas, luego por dos veces al presidente peruano, ahora le devuelven el guante, necesita adelgazar...


Gordito barrigón

El que tenga cola de paja que no se acerque al fuego y menos si está con unos kilos demás. El presidente Morales, muy afecto a fijarse en la silueta de los otros, tuvo que soportar alusiones a su figura, cuando el jueves decidió iniciar una huelga de hambre junto con algunos dirigentes sindicales. Está claro que, si bien no está como su colega peruano, Alan García, Evo Morales no es precisamente la viva imagen de un atleta. De esa forma, varios opositores se burlaron del ayuno presidencial y dijeron que está bien que haga dieta. En Santa Cruz, Carlos Dabdoub dijo que la huelga de hambre le viene bien porque así podrá usar los elegantes trajes de 1.500 dólares que luce en los actos públicos. Savina Cuéllar dijo que además de ayuno, el presidente debe también arrepentirse de sus actos. Mientra tanto, Tuto habló de circo y el diputado Murillo lo mandó a trabajar.
Fuente: bajo el penoco – El Nuevo Día

domingo, 5 de abril de 2009

toda cadena tiene dos extremos nos recuerda el autor, renombrado físico petrolero, refiriéndose a la situación hidrocarburífera. A.Fosatti

Se sue­le uti­li­zar el tér­mi­no “ca­de­na” pa­ra in­di­car el con­jun­to de los es­la­bo­nes de la in­dus­tria pe­tro­le­ra, que van des­de la ex­plo­ra­ción a la co­mer­cia­li­za­ción, pa­san­do por la per­fo­ra­ción, pro­duc­ción, trans­por­te, re­fi­na­ción, al­ma­ce­na­mien­to e in­dus­tria­li­za­ción. La “nue­va” (aun­que ya so­brea­bun­dan­te­men­te vio­la­da) Cons­ti­tu­ción fa­cul­ta a la em­pre­sa pú­bli­ca YPFB a “rea­li­zar las ac­ti­vi­da­des de la ca­de­na pro­duc­ti­va de hi­dro­car­bu­ros y su co­mer­cia­li­za­ción” (Art. 361).
Lo que cons­ta­ta­mos, a tres años de la su­pues­ta re­fun­da­ción de YPFB, es un fra­ca­so to­tal jus­ta­men­te en to­da la ca­de­na de los hi­dro­car­bu­ros. Aho­ra se ha­bla de un ‘re­lan­za­mien­to” de la em­pre­sa, en el en­ten­di­do de que el pri­mer lan­za­mien­to, des­de un ter­cer pi­so tal vez, no aca­bó to­tal­men­te con la vi­da de esa em­pre­sa, ra­zón por la cual se tra­ta­rá de re­lan­zar­la des­de la te­rra­za del edi­fi­cio. Afor­tu­na­da­men­te, el nue­vo re­lan­za­mien­to es­ta­ría asis­ti­do por la coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal, in­clu­yen­do al vi­tu­pe­ra­do Ban­co Mun­dial.
¿Qué fa­lló en el pri­mer lan­za­mien­to? A las ex­pli­ca­cio­nes, una más cer­te­ra que otras, que se han es­cu­cha­do (la co­rrup­ción es­can­da­lo­sa, la in­tro­mi­sión po­lí­ti­ca, la in­com­pe­ten­cia, el pe­guis­mo, la opa­ci­dad in­for­ma­ti­va, la CIA), qui­sie­ra aña­dir otra que se ha vuel­to ac­tual en los úl­ti­mos días a raíz de al­gu­nas pa­la­bras de grue­so ca­li­bre geo­po­lí­ti­co del Pre­si­den­te del Bra­sil. En efec­to, Lu­la ha ex­pre­sa­do sin me­tá­fo­ras que su país se ha can­sa­do del mal­hu­mor de su ve­ci­no ga­sí­fe­ro y que Bra­sil es­tá cer­ca de la au­to­no­mía ener­gé­ti­ca.
Por tan­to, vol­vien­do a la ca­de­na, creo que un error im­per­do­na­ble de los res­pon­sa­bles de la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca del país ha si­do ol­vi­dar­se que to­da ca­de­na tie­ne dos ex­tre­mos y que es im­po­si­ble “con­tro­lar to­da la ca­de­na” si un ex­tre­mo es­tá al otro la­do de la fron­te­ra. Des­de lue­go es­to va­le pa­ra el gas, co­mo pa­ra los tex­ti­les; pa­ra los mi­ne­ra­les, co­mo pa­ra la agroin­dus­tria. La po­lí­ti­ca in­sa­na de bus­car en­fren­ta­mien­to y dis­tan­cia­mien­to —más por dog­mas ideo­ló­gi­cos que por in­te­rés na­cio­nal— de nues­tro me­jor, y ca­si úni­co, clien­te, inau­gu­ra­da con el de­ma­gó­gi­co de­cre­to de “na­cio­na­li­za­ción”, ha ol­vi­da­do que si el otro ex­tre­mo de la ca­de­na se agi­ta, to­da la ca­de­na en­tra en vi­bra­ción, sin men­cio­nar que la ma­no que sa­cu­de ese otro ex­tre­mo es mu­cho más vi­go­ro­sa que la dé­bil y acei­ta­da que pre­ten­de ma­ne­jar nues­tro ex­tre­mo sin sa­ber a cien­cia cier­ta có­mo ha­cer­lo.
Co­mo con­se­cuen­cia, las vi­bra­cio­nes ge­ne­ra­das en el Bra­sil (dis­mi­nu­ción de las com­pras has­ta los vo­lú­me­nes mí­ni­mos con­trac­tua­les), han sa­cu­di­do las ope­ra­cio­nes de cam­po (rein­yec­ción y que­ma del gas que no se ven­de), han pues­to en cri­sis el mer­ca­do in­ter­no (dé­fi­cit de lí­qui­dos y li­cua­bles), dis­mi­nui­do los in­gre­sos fis­ca­les y han en­ca­de­na­do la po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca na­cio­nal, mos­tran­do la or­fan­dad de un país que pu­do ser, en un pa­sa­do no tan le­ja­no, la co­rrea de trans­mi­sión de la ener­gía del Co­no Sur.
No se tra­ta, des­de lue­go, de ce­der el con­trol de nues­tro ex­tre­mo, si­no de ob­ser­var, es­tu­diar, pre­ver y coor­di­nar los mo­vi­mien­tos del otro ex­tre­mo de la ca­de­na, pre­ci­sa­men­te pa­ra evi­tar que YPFB se hun­da con un sim­ple ha­lar de la ca­de­na. Aque­lla que usa­ban nues­tras abue­las.El au­tor es fí­si­co.© www­.co­lum­nis­tas­.net