Páginas vistas en total

miércoles, 10 de abril de 2013

funcionarios de Evo engañaron a pobladores del TIPNIS. La Iglesia hizo la denuncia ofreciendo pruebas concretas visitando 36 comunidades, mientras que "los funcionarios" llegaron a 28 y sólo 19 se pronunciaron


Los habitantes del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) fueron engañados, presionados e incluso los niños firmaron las actas de la “post consulta” efectuada por el gobierno de Evo Morales, según un informe de la Iglesia Católica y la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB) referido a este proceso que llevó adelante el Gobierno en la gestión pasada.

Mario Gutiérrez, técnico de Caritas de Bolivia, explicó que de acuerdo a datos recogidos en varias comunidades, los brigadistas gubernamentales recurrieron a medidas ajenas a la consulta, como la presencia militar, incluso el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, llegó a algunas comunidades de “manera autoritaria (y) ha exigido firmar actas y votos resolutivos”. Por esta razón, fue rechazado y expulsado.

 “Han realizado las vistas domiciliarias e iban casa por casa para querer convencer para que firmen las actas o que acepten realizar reuniones de la consulta; incluso han ido con víveres y material escolar, haciendo firmar a niños las actas en el TIPNIS”, afirmó.

Marcelo Ortega, funcionario de Caritas, argumentó que vecinos de 23 comunidades indicaron que antes que el Gobierno llegue a realizar la consulta, mediante reuniones ya habían tomado la decisión de no aceptar a las brigadas de consulta.

Visita incompleta

Explicó que las brigadas no lograron llegar a todas las comunidades que el comité interinstitucional sí visitó. De 36 comunidades que llegó la Iglesia y Derechos Humanos los brigadistas llegaron a 28 y sólo en 19 lograron realizar las reuniones consultivas.

“¿Cómo era que llegaban? No decían directamente que eran (brigadistas) de la consulta sino que (decían) que queremos saber qué proyectos tienen, qué necesitan. (Nosotros) estamos trayendo estos regalos, víveres y promesas de hacer obras como escuelas y telecomunicaciones; entonces, este era el gancho con que el que llegaban las brigadas”, enfatizó Ortega.

El director de Caritas de Bolivia, Juan Carlos Velásquez, dijo que la “finalidad era escuchar (los) testimonios, pensamientos, sentimientos y descripción de (los) hechos de parte de las comunidades en relación de cómo el Gobierno realizó el proceso de consulta”.

La presidenta de la APDHB, Yolanda Herrera, manifestó que los informes están respaldados con los registros de los testimonios de los habitantes indígenas de las 36 comunidades que visitaron en TIPNIS.

El informe

El informe  presentado  contempla    23  conclusiones, en   las  que  se  destacan  la  no aceptación  de  la consulta  incluso   antes  de  la llegada de  las  brigadas del  Gobierno, además  se  ha  constatado  que  las  brigadas  no llegaron a todas  las  comunidades  indígenas, y donde  llegaron  no hubo consenso total de  los comunarios.

Según el documento, en 17  comunidades  coincidieron los indígenas  que  los brigadistas  en vez  de  la consulta, ofrecían regalos  de  beneficios a  cambio de  aceptar  la carretera.

-Conclusión 17: en 9 comunidades pidieron que la consulta  fuera  antes  y no después  del conflicto.

-Conclusión  19: en 9 comunidades  denunciaron  que funcionarios  del  gobierno entre  ellos  médicos, profesores, guarda parques intervinieron de  manera  directa en la promoción de la consulta  y la aceptación de  la carretera.

-Conclusión 20: en 12  comunidades  dicen que no se  oponen a la  carretera  pero  piden que sea  por otra  ruta.

-Conclusión 22: en  12  comunidades  denuncian  división entre  pueblos  por  el proceso de consulta.

-Conclusión 23:  en 3  comunidades  aceptan la construcción de  la carretera, otras  3  aceptan  con condiciones  de  otro  tramo  y  30  comunidades  rechazan la  construcción de  la carretera.

No hay comentarios: