Páginas vistas en total

martes, 31 de diciembre de 2013

Boris Gómez desde OPINION se lanza con fuerza y afirma que la vocación de Bolivia es la producción de energía. a grandes pasos marcha ese destino e insiste en la industrialización del gas. ojalá se escuchen sus razones

En el "tema" de hidrocarburos las cosas siguen sin resolver desde 2006. Si bien hubieron mayores ingresos por renta al Estado, por concepto de venta de gas al exterior, se debió a buenos precios de la energía. En todo caso no se rompió el esquema "rentista" en que se vive.

No hemos salido del círculo "monoexportador" de materia prima a Brasil y Argentina perjudicando el desarrollo de nuevos proyectos de industrialización que fueron prometidos. La producción de gas y de líquidos está, de igual manera, estancada en niveles que ya debieran haber sido superados.

Hay que volver a insistir en que la vocación económica boliviana: no es la minería ni la agropecuaria ni la industria, es la energía! Ello significa que los hidrocarburos convenientemente industrializados serán el “producto estrella” de exportación boliviana: a partir de darle valor agregado al gas en electricidad, en plásticos en nuevos combustibles (como diésel y dimetil éter a partir de transformación del gas en procesos GTL), como metanol, úrea, sales y fertilizantes y toda la gama de petroquímica y plásticos (de nueva tecnología a partir del metano) que son productos requeridos por mercados circundantes y de ultramar con mejores precios que la sola venta de materia prima y que, definitivamente, harían de Bolivia un estado serio en temas energéticos.

Adicionalmente es sabido que toda la industria, el sector agrícola y minero están indisolublemente ligados a los hidrocarburos: necesitan electricidad, gas y combustibles a “costo cero” o por lo menos a precio reducido para ser competitivos…

El proyecto siderúrgico de hierro del Mutún (zona este de Bolivia) está pendiente, nuevamente; y de desarrollo de litio de Potosí (zona oeste) van a requerir gas y electricidad: otra prueba que la energía es la principal vocación económica boliviana y que será puntal de nuestro desarrollo contra la pobreza. El pedido cada diciembre desde 2006: que las regiones productoras de gas y petróleo de Bolivia como Tarija, Santa Cruz, Chuquisaca y Cochabamba debieran ser parte de la definición de esa NPE, presionando para que 2014 sea el "año de las políticas públicas en hidrocarburos" en el país.

Con urgencia Bolivia necesita: a) nuna ley de hidrocarburos, b) incrementar financiamiento estatal en exploración de gas y petróleo de nuevos territorios; c) desarrollar inversiones en perforación y explotación, d) buscar y consolidar otros mercados con construcción de nueva infraestructura como refinerías y gasoductos, e) y finalmente industrializar el gas con proyectos en donde esté involucrado como socio aportante -con parte de las reservas internacionales- el Estado boliviano.

No hay comentarios: