Páginas vistas en total

martes, 17 de diciembre de 2013

"la bonanza es tal que como nuevos ricos despilfarran a manos llenas" olvidan la esencial sostiene Karen Arauz en sensible texto sobre el cansancio de Ayllus y Markas del Kollasuyo.

CANSANCIO CORRESPONDIENTE

Karen Arauz

La inspirada frase corresponde a uno de los dirigentes del Conamaq ( Consejo de Ayllus y Markas del Kollasuyo, o sea indígenas que se supone son una especie de alma máter del masismo por si lo han olvidado), agobiado porque a nadie le importa que insistan en retomar su sede  en la que los que están afuera no pueden entrar y a los de adentro no los dejan salir en esa impecable lógica policial.

Aunque uno quiera imbuirse de espíritu cristiano, es muy complicado no dejarse envolver por el "cansancio correspondiente" dejando los sentimientos de paz y amor para sólo dos días de la Navidad ocasión en la que se deja de leer noticias, sólo se comparten las redes sociales para mandar abrazos y papá noeles e intercambiar experiencias sobre el pavo, la picana y el clericó.

Por lo tanto, postergado cada vez más el navideño ánimo pacificador contagiados de la beligerancia oficialista, colma hasta el hastío ver cómo se encara la administración del Estado en esta especie de fiesta sin fin. ¿Por qué no fue Morales a las exequias de Mandela? Simple y llanamente porque no sólo la Cancillería es un desastre sin atenuantes sino que, quería traer los juegos Odesur para el 2018, y como no hay a quien delegar responsabilidades,  ser visible  en la foto entre cien Jefes de Estado se pintaba remota -menos  una selfie con una guapa Primer Ministro-, era mucho más entretenido y electoralero,  montar en uno de sus opulentos aviones hacia el Brasil y traerse la confirmación del evento. Claro que con lo presupuestado -una bagatela de quinientos millones de dólares- para la organización y construcción de escenarios y villa olímpica, la elección era obvia.
La bonanza extraordinaria gracias a las políticas económicas de este gobierno son tales, que se asemeja al proceder de los nuevos ricos proverbialmente despilfarradores de mal gusto y cero conciencia. No es alusivo, pero considerando un par de cositas tales como que el Río Rocha debería ser embovedado, las alcantarillas cambiadas  -para no machacar en el tedioso tema de hospitales y escuelas-  y el terminado de una buena vez del famoso proyecto Misicuni obra a la que muchos cochabambinos ya se han resignado a no ver en esta vida al igual que sus padres y abuelos, se puede imaginar mil maneras mejores de invertir ese dinero. Pero para su publicitario  "vivir bien", el fondo no es lo importante. Lo que vale son las formas y mientras más faramalleras, mejor.
Para conjurar el susto,  se han lanzado con desenfreno a la fiesta lo que les impide un mínimo de cuidado con lo que dicen.

Los masistas ante las posibilidades que se están abriendo en la oposición como el reciente lanzamiento  de Rubén Costas, le están exigiendo que deje la Gobernación para evitar que se haga uso de los bienes del Estado en su eventual campaña electoral. Es que qué es lo que están comiendo personajes como Isaac Dávalos, porque evidentemente no sólo son altamente calóricos, sino que además,  los hace desvariar. Hay que tener tupé,  o lo que da lo mismo, hay que ser muy descarados.

Nadie antes había sido reelecto por dos períodos consecutivos. Olvídense de tres elecciones seguidas más referéndums y elecciones por plancha de magistrados sin contar las maratónicas transmisiones de partidos de mal fútbol, congresos y festivales  -hasta un matrimonio de máxima teatralidad y extensión.  TVB debiera a estas alturas, ser un canal de televisión tanto o más millonario que la BBC. Pero estando al servicio exclusivo por largos ocho años de los jerarcas gubernamentales que no sólo hacen abuso de lo público -y eso que apenas hemos visto la punta del iceberg-  sino que además, ejercitan la paciencia y la capacidad del pueblo para soportar tanta arbitrariedad.

Es mejor ni pensar en los esfuerzos ilimitados que se harán por ejemplo en el caso de Doria Medina cuando las colosales  y muy bien difundidas denostaciones serán cosa de todos los días. Todos aquellos que están osando entrar al juego democrático,  ya saben muy bien que las falacias serán toda una obra de arte del criollo modo de hacer política. Lo bueno es que no sólo ellos lo saben.  Es la ventaja de haber perdido tanta credibilidad.

Consolidarse bajo coerción es como un pegamento demasiado rígido que dependiendo dónde reciba un leve impacto, puede quebrarse contundentemente.  La rispidez de SE con un periodista que tuvo la peregrina idea de hacer una pregunta fuera de libreto, no ha pasado desapercibida.  Hay cosas que aún siendo ciertas, sólo se silban, no se dicen. Si el profesional de la prensa estuviera en un país con un mínimo de justicia,  estaría en todo su derecho de exigir una explicación y una retractación.  Porque o el totalitarismo ha llegado a extremos insospechados  y nuestra vida privada está bajo el escrutinio como primordial tarea de Inteligencia, o no se tiene el menor miramiento en meterle nomás.  Llegará el día en que ni el arte de los abogados,  será suficiente para sacarles las castañas del fuego.






No hay comentarios: