Páginas vistas en total

martes, 9 de abril de 2013

Boris Gómez considera que se ha perdido 10 años en materia de hidrocarburos. se mezcló la política enmedio sin avanzar en prospección y exploración, ni estudio de mercados actualizado ni siquiera para la úrea.

Siete años tardó la dirigencia estatal en darse cuenta que se descuidó no solamente la atracción de inversiones para exploración, producción, refino e industrialización de gas natural y petróleo, y genéricamente hay un descuido del tema energético (electricidad incluida), sino que se dieron cuenta que no ejecutaron un tema que debe ir paralelamente a esas actividades: búsqueda, consolidación y firma de nuevos contratos tanto de exportación de gas, como materia prima; pero fundamentalmente de exportación de productos de valor agregado del gas (ejemplo: diésel a partir del gas, electricidad generada a gas, fertilizantes, etc).

Vale decir: se dieron cuenta que en tema hidrocarburos Bolivia podría haber estado en otro escenario y no en el actual que es bastante precario, por decir lo menos. La exportación de GLP (gas licuado de petróleo) de Bolivia a Paraguay no es en volúmenes significativos, ergo no puede ser considerado “de importancia” capital para lo que deben ser los futuros negocios en energía.

Tampoco vamos a referirnos a la reciente oferta del régimen boliviano a Chile de “gas por mar”. Creemos que ese tema es demasiado serio como para lanzarlo sin tener un estudio completo y una oferta estrictamente técnica para que Chile no pueda negarse, aunque a su canciller le dio por decir que se arreglaría sin gas – boliviano. A la larga van a necesitar el gas boliviano porque –conceptualmente- saben que la energía de menor coste es la que recorre menos distancia en ser transportada.

Pero bueno, se perdió casi una década en discutir temas políticos y se descuidó dotar, por ejemplo, al país de moderna legislación en hidrocarburos, por ello la preocupación –y envidia- del régimen boliviano a Brasil, por ejemplo, porque durante el mandato del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, Brasil habría descubierto megacampos de gas (reserva pre-sal en el Atlántico) que, de momento, no será “un peligro” para la oferta boliviana porque requiere muchísima inversión para su explotación pero que, ciertamente, dará un gran alivio y respiro a futuro a Brasil en gas y petróleo.

Nuestros mercados de exportación de gas (materia prima) están reducidos a Brasil y Argentina. A la fecha no existe un estudio técnico –ni menos contratos suscritos- sobre mercados internacionales que podrían recibir, por ejemplo GTL boliviano (diésel Premium a partir de gas, ni menos se sabe a qué mercados irá a parar la eventual producción de urea boliviana) ni qué proyectos de industrialización se van a ejecutar en los próximos 10 años. Las eventuales demandas de gas (materia) de Uruguay y Paraguay a futuro mediato serán importantes pero no suficientes para gatillar nuevas inversiones. 

No hay comentarios: