Páginas vistas en total

viernes, 24 de marzo de 2017

com bombos y platillos Evo y la parafernalia de los dólares que mueven la propaganda masista, inauguró los trabajos en el campo Boquerón, dibujaron pajaritos, castillos en el aire, ilusiones y quimeras porque hasta ahora Boquerón otro gran fracaso evista, "los pozos de Boquerón están secos" o sea un fiasco. es otra de las grandes imposturas de Morales en estos sus largos años como Administrador del Estado. Hugo del Granado

El 18 de junio de 2015, el Ministerio de Hidrocarburos dio a conocer el hallazgo, por parte de la subsidiaria Andina de YPFB, de un reservorio de 28 millones de barriles en el campo Boquerón, mediante el pozo Boquerón XN4 que alcanzó una profundidad de 2.500 metros.  La noticia fue calificada de “acontecimiento histórico” porque triplicaba las reservas de líquidos, porque era el primer descubrimiento de petróleo después de 23 años y porque el nuevo reservorio tendría un impacto económico de 1.700 MM$us en los siguientes 10 años.

Al respecto, el presidente de YPFB declaró que la producción del nuevo campo será de 5.500 BPD promedio en los próximos 10 años Por su parte, el presidente de Andina sostuvo que en la exploración del campo se invirtieron 6 MM$us y que hasta el año 2017, se invertirán 225 MM$us más en la perforación de otros 25 pozos.

El propio presidente Morales desglosó el impacto de los 1.700 MM$us detallando que: “... el nuevo reservorio generará en los próximos 10 años $us 383 millones de renta petrolera; 402 MM$us por el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH); y un ahorro neto de 917 MM$us en la subvención al diésel.” (LR 20.06.2015)

Con estos grandes auspicios y para continuar con la exploración del campo Boquerón,  YPFB, el año 2016, programó la perforación de dos pozos exploratorios, se trataba de los pozos Boquerón Norte X2 y X3.
Hace pocos días, el período El Deber (12.03.2017), con el titular de “Dos pozos de Boquerón están secos y YPFB asume cautela”, publicó la noticia, después de una visita al campo, que los pozos Norte X2 y X3 perforados resultaron secos. El presidente de YPFB argumentó que estos pozos no son exploratorios y no son secos sino delimitadores del campo y persistió en complicar el asunto al declarar que “… con estos pozos se mide la capacidad real de producción para instalar la planta de procesamiento.”

Contradictoriamente, en el informe de enero de 2016, del propio presidente de YPFB, estos dos pozos estaban en la lista de pozos exploratorios porque, entre otras razones, tenían el objeto de delimitar el alcance del yacimiento y resultaron secos porque no fueron productores, se perforaron fuera del reservorio descubierto.

De acuerdo a estadísticas históricas de YPFB, el campo Boquerón, fue descubierto el año 1985, mediante el pozo descubridor Boquerón Norte X1 (BQN X1), a una profundidad de 3.138 metros con un costo de 2.33 MM$us. Es un campo de Petróleo, Gas y Condensado, ubicado en la Provincia Ichilo (Municipio de Yapacaní del departamento de Santa Cruz). La reserva original probada de este campo al 31-12-1994, era de 90.700 barriles de líquidos (petróleo y condensado) y la producción acumulada hasta el año 1994, fue de 400 Bls, quedando una reserva remanente de 90.300 barriles.

En la década de los 90, YPFB perforó dos pozos más (Boquerón X2 y X3), el más profundo de los cuales llegó a 2.339 metros y pese a que el X2 resultó productor, el resultado no influyó en el nivel de reservas ni en la producción.

En la actual gestión de Gobierno, se volvió a incluir a Boquerón como un prospecto atractivo bajo la premisa de que al incrementar la profundidad de perforación se podía encontrar mayores reservas, aunque la idea ya tuvo fracasos previos en Camiri e Ingre
El año 2014 se inició la perforación del pozo Boquerón Norte (BQN-N-X4), que resultó productor y en junio de 2015, las autoridades, hicieron conocer el descubrimiento, con “bombos y platillos”, como dice la nota de El Deber.

Los anuncios espectaculares como los efectuados sobre este campo son repetitivos en la actual gestión de Gobierno, Liquimuni, Itaguazurenda y otros, son ejemplos de imposturas lanzadas sin ningún reparo técnico ni análisis de los antecedentes.

En este caso, la profundidad que alcanzó el BQN-N-X4, fue de 2.500 metros, o sea, 638 metros menos profundo que el pozo descubridor del año 1985, dato que era una señal muy clara porque a esa profundidad podía tratarse de un bolsón de acumulación, de un fiasco y no de una reserva de proporciones.

Tampoco había bases para proyectar una gran producción sabiendo cuan marginal era el campo. De acuerdo a los Reportes Diarios de Producción del Ministerio de Hidrocarburos y Energía, desde el descubrimiento del pozo BQN-N-X4, la mayor producción que alcanzó el campo Boquerón fue de 397 BPD el 31.01.2016. La producción promedio del campo el año 2016, fue de 110 BPD, muy lejos de los 5.500 BPD anunciados por YPFB o de los 10.000 BPD proyectados por el Ministro de Hidrocarburos.

La exploración es una actividad de riesgo y siempre estará latente la posibilidad del fracaso, pero lo dramático, por irresponsable y mendaz, es la práctica del Gobierno de anunciar grandes descubrimientos al azar, sin sustento, en el desgastante afán de encubrir los desatinos exploratorios de los últimos 11 años.
 
El autor es ingeniero químico y petroquímico.

No hay comentarios: